Lectura en grupo de la Biblia. Cuatro actitudes de vida

FOTO

CUANDO ENSANCHES MI CORAZÓN, DIOS MÍO, ME BROTARÁ LA TERNURA 

Del encuentro con la Biblia nacen dinámicas de vida. Vamos a mirarnos en el espejo de la Palabra para discernir si vamos entrando, personal y comunitariamente, en el proyecto de Jesús.     

1.- APERTURA  

Nos preguntamos:

  • ¿Nos está dando la lectura de la Palabra una mentalidad más abierta?
  • ¿Notamos cómo el Evangelio hace de nuestras comunidades lugares de puertas abiertas?

Palabra de Isaías al pueblo exiliado en Babilonia: “Ensancha el espacio de tu tienda” (Is 54,2).

El miedo cierra puertas, la fe las abre. “El miedo llamó a mi puerta, salió la fe a abrir y no había nadie” (Luther King).    

Las bendiciones del judío piadoso: ¿Quiénes participan del Shalom de Dios? Experiencia de descarte. Te bendigo porque me has hecho varón. Quedan fuera las mujeres y los niños.

  • Te bendigo porque me has hecho judío. Quedan fuera los paganos, los gentiles. 
  • Te bendigo porque me has hecho justo. Justo es el que cumple la ley. Para cumplirla hay que conocerla, estudiarla. Quedan fueran los pescadores, los pastores.
  • Te bendigo porque estoy sano. Quedan fuera los enfermos.

Como contraste, Jesús es el que va ensanchando espacios, incluyendo, acogiendo. Ensancha el espacio de la gracia de Dios para que llegue a todos. Así se sitúa en el mundo: yendo a la otra orilla, quitando barreras, superando muros, acogiendo porque amar es acoger.

  • ¿Cómo nos situamos ante el tema de los refugiados?
  • ¿Cómo nos situamos ante las familias con dificultad? (Me dicen que estoy excomulgado, que esto fuera, que estoy condenado… “A las personas divorciadas que viven en nueva unión, es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia, que ‘no están excomulgados’ y no son tratados como tales, porque siempre integran la comunión eclesial” (La alegría del amor, 243).
  • ¿Exploramos nuevos senderos para el intercambio con los que piensan distinto?   

Gesto: Nos ponemos de pie. Vamos diciendo cómo nos vemos en este aspecto, si notamos avance o no (lo  hacemos sin discusión, acogiendo lo que dice cada uno)

Escuchamos la palabra de Jesús: “Effetá, ábrete” (Mc 7,31-37). Una pequeña palabra, pero muy importante. Una palabra que, en sentido profundo, resume todo el mensaje y toda la obra de Cristo. ‘Ábrete’. Jesús está atravesando una zona no judía. Le llevan a un sordomudo. Jesús lo aparta y le dice: “Effetá”. Y al momento, aquel hombre comenzó a oír y a hablar correctamente. Aquel hombre se abrió. Antes estaba aislado; para él era muy difícil comunicarse y comunicar. La curación fue para él una apertura a los demás, al mundo. Por fin, podía comunicar y relacionarse de un modo nuevo. Pero la cerrazón del hombre, su aislamiento, no depende solo de sus órganos sensoriales. Existe una cerrazón interior, que concierne al núcleo profundo de la persona, al que la Biblia llama corazón. Esto es lo que Jesús vino a abrir, a liberar, para hacernos capaces de vivir en plenitud la relación con Dios y con los demás. ‘Effetá’, para que seamos capaces de vivir con las puertas abiertas.  

Gesto de apertura: Unimos las manos. Nos abrimos para recibir y dar, conectamos con los otros para dar y recibir. Dejamos de estar enganchados a una forma de ser estrecha para darnos oportunidad de acoger, de vivir la comunión, también con los distintos y distantes.   

2.- FLEXIBILIDAD  

Símbolo: unos juncos. Afianzados en la tierra, se dejan llevar por el viento, con más suavidad que rigidez.

Texto evangélico: “Mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11,30).

Iluminación de un hermano de la Iglesia: “En lo esencial unidad, en lo importante libertad y en todo generosidad” (San Agustín).

La flexibilidad nos hace creativos, imaginativos, innovadores, audaces. Nos permite tropezar, equivocarnos, caer, levantarnos, empezar otra vez. Nos lleva a aprender cosas nuevas y expresar curiosidad ante lo que nos asombra.   

  • ¿Nos está haciendo más flexibles la lectura del Evangelio en cosas que antes veíamos con rigidez?
  • ¿Nos está enseñando a conjugar radicalidad (ir a la raíz) con suavidad?
  • ¿Vamos creciendo en ternura, compasión? ¿En qué ponemos el acento?  

Momento para compartir en grupos (con respeto, sin discusión). Una persona recoge una cosa que le ha llamado la atención de lo oído en el grupo y lo comparte con todos.   

Danza del Espíritu: Que el camino crezca contigo… 

3.- DETERMINACIÓN 

Símbolo: un bastón de peregrino.

Texto del evangelio: “Tengo que… ir a Jerusalén” (Lc 9,51).

Jesús sostiene la determinación también en los momentos más oscuros, cuando aparece la cruz en el horizonte. La comunión con el Padre y el empuje del Espíritu lo sostienen y alientan. Dos mujeres le animan cuando llegan los momentos difíciles (la pobre viuda que da lo poquito que tiene y la mujer que rompe el frasco de perfume a los pies de Jesús).

Palabra de Santa Teresa: “Digo que importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar a ella (fuente de agua viva), venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabájese lo que se trabajare, murmure quien murmurare, si quiera llegue allá, siquiera se muera en el camino o no tenga corazón para los trabajos que hay en él, siquiera se hunda el mundo” (C 23,2).

Palabra del Papa: “Quiero una iglesia en salida”. “La salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia” (EG 15). “En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de salida que Dios quiere provocar en los creyentes” (EG 20). “Todos somos llamados a esta nueva salida misionera” (EG 20). “Una salida constante hacia las periferias” (EG 30). “La Iglesia en salida es una iglesia de puertas abiertas” (EG 46). “Absoluta prioridad de la salida de sí hacia el hermano” (EG 179).

  • Salida de una Iglesia-fortaleza hacia una Iglesia-hospital de campaña que atiende a toda persona que la busca, sin importar su estado moral o ideológico. Viaje del Papa a Lesbos.   
  • Salida de una Iglesia-institución centrada en sí misma hacia una Iglesia-movimiento, abierta al diálogo universal, con otras Iglesias, religiones e ideologías. Encuentro del Papa con el Patriarca Kiril en Cuba.  
  • Salida de una Iglesia-jerarquía, hacia una Iglesia-pueblo de Dios, que hace de todos hermanos y hermanas: una comunidad fraternal. Respeto y comunión del Papa con los que piensan distinto.
  • Salida de una Iglesia distanciada hacia una Iglesia-pastor que anda en medio del pueblo, con olor a oveja y misericordiosa. Viajes del Papa a las periferias existenciales, que ganan centralidad. 
  • Salida de la Iglesia-que habla de los pobres hacia una Iglesia, pobre para los pobres, que va a los pobres, conversa con ellos, los abraza y los defiende. Gestos del Papa.
  • Salida de una Iglesia-sin el mundo que permitió que surgiese un mundo sin Iglesia hacia una Iglesia-mundo, sensible al problema de la ecología y del futuro de la Casa Común, la madre Tierra.

 ¿Hacia qué tipo de comunidad cristiana nos está llevando el estudio del Evangelio?

¿Qué experiencias nos animan a seguir adelante a pesar de las dificultades?

Momento para compartir. En tres grupos. 

4.- ESTABILIDAD 

Lo que nos sostiene para ser un abrazo de misericordia a los más desvalidos. Lo que nos permite vivir con la conciencia de ser amados y de ser capaces de vivir la compasión y la ternura. Lo que nos permite construir juntos la comunidad de Jesús.

Momento de oración con el icono de la Trinidad-Misericordia   

CUANDO ME ENSANCHES EL CORAZÓN 

Me apegué a tu Palabra, Señor, no me defraudes. 
Correré por el camino de tu voluntad, cuando me ensanches el corazón. 
Aún no sé amar como quisiera, Señor.
Aún me falta mucha anchura de corazón.
Aún no sé entregarme a los demás del todo.
Todavía no sé obrar con limpieza total de intenciones.
Aún busco la perfección, buscando el aplauso. 
Cuando ensanches mi corazón, Dios mío, me brotará la alegría. 
Viviré con la libertad recién estrenada.
¿Por qué soy tan torpe, todavía? Dame esa fe que dilata mi corazón.
Que yo no busque, Señor mío, mi autoplenitud.
Que yo no busque, Señor mío, el brillo. 
Cuando ensanches mi corazón, Dios mío, me brotará la ternura 
Dilata mi corazón en esa zona misteriosa que todavía no sé manejar.
Desmonta mi orgullo para que no me agarre a él.
Dame ese amor sobrio y fuerte al prójimo.
Dame ese toque profundo de tu presencia en mi vida. 
Cuando ensanches mi corazón, Dios mío, me brotará la misericordia. 

 

FOTO

Documentación: LECTURA EN GRUPO DE LA BIBLIA. CUATRO DINÁMICAS