Cuaresma 2016

FOTO

EL ABRAZO DE LA MISERICORDIA

En la Cuaresma todos somos llamados a “entrar en las profundidades de la divina misericordia” (MV 24).

La Cuaresma es un tiempo privilegiado para leernos en el espejo de la Palabra. “¡Cuántas páginas de la Sagrada Escritura pueden ser meditadas en las semanas de Cuaresma para redescubrir el rostro misericordioso del Padre!” (MV 17).

Nos espera una metamorfosis de luz. “¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón” (MV 19).

La misericordia es don y tarea. “En este Año Jubilarla Iglesia se convierta en el eco de la Palabra de Dios que resuena fuerte y decidida como palabra y gesto de perdón, de soporte, de ayuda, de amor. Nunca se canse de ofrecer misericordia y sea siempre paciente en el confortar y perdonar. La Iglesia se haga voz de cada hombre y mujer y repita con confianza y sin descanso: «Acuérdate, Señor, de tu misericordia y de tu amor; que son eternos» (Sal 25,6) (MV 25).

Con los ojos puestos en María, la Madre de misericordia, la que siempre vuelve a nosotros sus ojos misericordiosos. “El pensamiento se dirige ahora a la Madre de la Misericordia. La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, para que todos podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios” (MV 24).

Enlace web https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/lent/document ... 6.html