EL PUEBLO BURGALÉS DA LA BIENVENIDA AL BASTÓN DE STA. TERESA DELANTE DEL MUSEO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA

FOTO

Emociona ver cómo personas tan diversas en cultura, condición social, mentalidad, ideología… conectan con Teresa de Jesús y sienten interés por ella. ¿Qué tiene esta mujer a la que tantos quieren? Quizás lo más hermoso de este V Centenario del nacimiento de esta mujer castellana sea la sinergia que se produce entre ella y tantas personas. Son muchos los pueblos, instituciones, grupos que le ofrecen homenajes. Actores, músicos, poetas, amas de casa, filósofos, niños y jóvenes, familias, peregrinos, creyentes o no, gentes sencillas… Todos quieren gozar de su amistad.

Mística y, a la vez, pegada al polvo de los caminos; compositora de versos y, a la vez, tramitando licencias de compraventa; amante de la soledad y, a la vez, enormemente comunicativa; con el sentido del humor siempre a punto; libre y liberadora; enamorada de Cristo, al que convoca diciendo “no os pido más que le miréis”; capaz de darse sin medida y no gastarse; muy humana y muy de Dios, hasta decir con toda intensidad que “solo Dios basta”. Hoy Santa Teresa visita nuestra ciudad. Lo hace por medio de su bastón, con el que anduvo tantos caminos. Viene con ánimo animoso. No había dificultad que se le pusiera por delante que no afrontara con ánimo. Este bastón ha recorrido en estos últimos meses muchos países del mundo dejando una estela de luz y de esperanza, de integración de pueblos y culturas, de solidaridad. También para nosotros, burgaleses, lo es.

A través del Bastón, símbolo de muchas cosas, Teresa ha ido derramando gracias por donde ha pasado. Por eso hoy le pedimos a Teresa que derrame su bendición sobre nuestra ciudad de Burgos, sobre nuestro nuevo alcalde, elegido ayer, sobre todos los ciudadanos para que en medio de tantos cansancios físicos y morales, no desfallezcamos en la aventura de la vida y podamos construir juntos un mundo nuevo, con más solidaridad y con más bondad, con más manos juntas al servicio de la vida.

Teresa de Jesús, bendice sobre todo a los que necesitan el bastón para caminar, pero también bendice a los niños, a los ancianos, conforta a los enfermos; ayuda a los pobres y a los que no tienen trabajo. Bendice a las comunidades contemplativas, que con su silencio, oración y sacrificio son una bocanada de aire fresco para todos. Que la alegría que sintió la ciudad al fundar este convento sea el regalo que hoy nos haces a todos los burgaleses. Que la solidaridad que viste en Burgos y que tanto te admiró siga siendo la seña de identidad de nuestra ciudad.  

Canto: Para Vos, para Vos, para Vos nací.

El Concejo de la ciudad de Burgos recibió a Teresa de Jesús con los brazos abiertos y dio con celeridad el permiso para fundar. Después de siglos, en nombre de nuestro alcalde recibe el bastón de santa Teresa y le da la bienvenida Ana Lopidana.     

Recordando a los sacerdotes que tanto ayudaran a Teresa en Burgos, de modo especial, Pedro Manso, le da la bienvenida: Agustín, sacerdote de nuestra diócesis.  

Teresa de Jesús llegó a Burgos muy enferma y los médicos, sobre todo Antonio Aguiar, y su enfermera Ana de San Bartolomé, la trataron con verdadero mimo. Representando a todos ellos le da la bienvenida Miren, enfermera de San Juan de Dios.  

Si con alguien conectó siempre Teresa de Jesús fue con la gente sencilla. Fuera de algunos pequeños incidentes como el de los chamarileros que, gracias al humor de Teresa, terminó bien, las gentes de Burgos la recibieron muy bien. Araceli, una mujer de nuestra ciudad, le da la bienvenida.  

Canto: Caminemos para el cielo  

Teresa de Jesús tenía 67 años cuando llegó a Burgos. Para aquellos tiempos, era una persona ya anciana, de hecho morirá en Alba de Tormes unos meses después. Pero con ser ya de avanzada edad irradiaba una inefable fascinación, conectó aquí en Burgos con jóvenes. Porque cuando se tiene espíritu decidido se conecta con la juventud. En nombre de los jóvenes le da la bienvenida Mónica.  

Teresa de Jesús tocó en Burgos muchos corazones y los burgaleses ganaron el corazón de Teresa, sobre todo cuando vio la caridad con que trataban a los enfermos en el Hospital de la Concepción. “Siempre había oído ponderar la caridad de esta ciudad, aunque no pensaba que llegase a tanto (F 31,13).

Elena, de la Institución Teresiana, le da la bienvenida en nombre de tantas personas ganadas por Teresa para Jesús y para trabajar por una nueva humanidad.

Teresa de Jesús siempre fue buscadora de iniciativas nuevas para orar, para vivir. Era y es una fuente de creatividad. No solo habla de oración, sino que nos dice cómo hacerla.

Charo, del equipo del Cipe, centro de iniciativas de pastoral de la espiritualidad, le da la bienvenida en nombre de las personas que encuentran en Teresa de Jesús recursos nuevos para la vida de cada día.

Gracias Teresa por tu presencia tan significativa en la ciudad de Burgos. No sólo nos visita hoy tu bastón de peregrina recorriendo caminos de luz misionera en la Iglesia.

Desde años, tu experiencia del Dios de la misericordia, el que tanto te esperó y te inundó de su Gracia, ha alumbrado el camino de muchos orantes. Tu enseñanza sobre la oración, como trato de amistad con quien sabemos nos ama, nos ha llevado a estar con el Maestro, junto a la Fuente y ha inundado de alegría nuestro corazón.

Grupos de oración, escuelas de oración, encuentros de oración de nuestra diócesis beben de la Fuente del Agua viva del Evangelio que tú nos has acercado con tu experiencia y tu palabra de mujer enamorada y apasionada por Jesús, el Amigo Verdadero.

¡Gracias, Teresa! Sigues viva entre nosotros, llevándonos siempre a Jesús. Contigo le decimos: Juntos andemos, Señor. 

Canto: Juntos andemos, Señor. 

LAS FOTOS DE ESTE MOMENTO EN DROPBOX