Vía Crucis teresiano

FOTO

Recorremos con Cristo el camino de la Cruz. Queremos seguirle, entrar con Él en el misterio de la Cruz, para que también su Vida Nueva, la que brota de su Cruz y su Resurrección se haga presente en nosotros. Lo hacemos de la mano de Teresa de Jesús, maestra de oración, que es amistad con Cristo.    

Teresa: “Representad al mismo Señor junto con vos y mirad con qué amor y humildad os está enseñando; y creedme, mientras pudiereis, no estéis sin tan buen amigo. No os pido ahora que penséis en El, ni que saquéis muchos conceptos; no os pido más de que le miréis. Miradle camino del Huerto; ¡qué aflicción tan grande llevaba en su alma! O miradle atado ala Columna, lleno de dolores, todas sus carnes hechas pedazos por lo mucho que os ama” (Camino 26, 1-5). 

1ª Estación: Jesús en el Huerto de los Olivos.

Texto bíblico: Mt 26, 36-42    

Teresa: “Todo lo que os he avisado va dirigido a este punto de damos del todo al Criador y poner nuestra voluntad en la suya: cúmplase, Señor, en mí vuestra voluntad de todos los modos y maneras que vos, Señor mío, quisiereis” (Camino 32, 9-10). 

2ª Estación: Jesús es traicionado por Judas y es arrestado.

Texto bíblico: Mt 26, 47-50. 56

3ª Estación: Jesús es condenado en el Sanedrín.

 Texto bíblico: Mt 26, 57. 63-66

Teresa: “Su Majestad ha sido el libro verdadero adonde he visto las verdades. ¡Bendito sea tal libro, que deja impreso lo que se ha de leer y hacer, de manera que no se puede olvidar!” (Vida 26,5).

4ª Estación: Jesús es negado por Pedro.

Texto bíblico: Mt 26, 69-75

Teresa: “¡Oh Jesús mío!, ¡qué es ver un alma que ha llegado aquí, caída en un pecado, cuando vos por vuestra misericordia la tornáis a dar la mano y la levantáis! ¡Cómo conoce la multitud de vuestras grandezas y misericordias y su miseria! Aquí es el deshacerse de veras y conocer vuestras grandezas; aquí el no osar alzar los ojos; aquí es el levantarlos para conocer lo que os debe; aquí invoca los santos que cayeron después de haberlos vos llamado, para que la ayuden; aquí es el acudir a los sacramentos; la fe viva que aquí le queda de ver la virtud que Dios en ellos puso; el alabaros porque dejasteis tal medicina y ungüento para nuestras llagas, que no las sobresanan, sino que del todo las quitan” (Vida, 19, 5). 

5ª Estación: Jesús es condenado por Pilatos.

Texto bíblico: Mt 27, 11. 17-20.22-24.26 11   

Teresa: “No me ha venido trabajo que, mirándoos a vos cuál estuvisteis delante de los jueces, no se me haga bueno de sufrir. Con tan buen amigo presente, con tan buen capitán, que se puso en lo primero en el padecer, todo se puede sufrir; es ayuda y da esfuerzo; nunca falta; es amigo verdadero” (Vida, 22, 6).

6ª Estación: Jesús es flagelado y coronado de espinas

Texto bíblico: Mt 27, 26-30  

Teresa: “Considerando la grandeza de amor que tan costosamente nos ha enseñado a amar, se ha afligido mi alma. ¿Cómo es posible, Señor, se olvide todo esto y que tan olvidados estén los mortales de Vos cuando os ofenden? ¡Oh, alma mía, bendice para siempre a tan gran Dios! Cómo viniste al mundo por los pecadores y nos compraste con tan gran precio y pagaste nuestros falsos contentos con sufrir tan crueles tormentos y azotes. Remediaste mi ceguedad con que tapasen vuestros divinos ojos y mi vanidad con tal cruel corona de espinas” (Exclamaciones, 3,3).

7ª Estación: Jesús carga con la cruz

Texto bíblico: Mt 27, 31   

Teresa: “Si quiere ganar libertad de espíritu y no andar siempre atribulado, comience a no se espantar de la cruz, y verá cómo se la ayuda también a llevar el Señor y con el contento que anda” (V 11,17). 

8ª Estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús a cargar la cruz

Texto bíblico: Mt 27, 32

 Teresa: “Estas dos cosas nos pide el Señor: amor de Él y del prójimo es en lo que hemos de trabajar; guardándolas con perfección, hacemos su voluntad, y así estaremos unidos con Él. La más cierta señal que -a mi parecer- hay de si guardamos estas dos cosas, es guardando bien la del amor del prójimo. Obras quiere el Señor; y que si ves una enferma a quien puedes dar algún alivio, te compadezcas de ella; y si tiene algún dolor, te duela a ti; y, si fuere menester, lo ayunes porque ella lo coma; y procurar trabajar por ayudar al prójimo, cuando se ofreciere. No penséis que no ha de costar algo y que os lo habéis de hallar hecho. Mirad lo que costó a nuestro Señor el amor que nos tuvo, que, por librarnos de la muerte, la murió tan penosa como muerte de cruz” (5 Moradas, 3, 7-12). 

9ª Estación: Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén

Texto bíblico: Lc 23, 27-31

Teresa: “Si estáis con trabajos o triste, miradle camino del huerto. O miradle atado a la columna, lleno de dolores, todas sus carnes hechas pedazos por lo mucho que os ama: tanto padecer, perseguido de unos, escupido de otros, negado de sus amigos, desamparado de ellos, sin nadie que vuelva por él, puesto en tanta soledad, que el uno con el otro os podéis consolar. O miradle cargado con la cruz, que aun no le dejaban ni respirar. Ha de miraros Él con unos ojos tan hermosos y piadosos, llenos de lágrimas, y olvidará sus dolores por consolar los vuestros, sólo porque os vais vos con él a consolar y volváis la cabeza a mirarle” (Camino 26,5).

10ª Estación: Jesús es crucificado.

Texto bíblico: Mt 27, 33-38 33

Teresa: 

Después que se puso en cruz
el Salvador,
en la cruz está la gloria,
y el honor;
y en el padecer dolor,
vida y consuelo.

11ª Estación: Jesús promete su reino al buen ladrón.

Texto bíblico: Lc 23, 35.39-43

Teresa: “Acuérdense de sus palabras y miren lo que ha hecho conmigo, que primero me cansé de ofenderle, que Su Majestad dejó de perdonarme. Nunca se cansa de dar ni se pueden agotar sus misericordias; no nos cansemos nosotros de recibir” (Vida 19,15).

12ª Estación: Jesús en la cruz, la Madre, y el discípulo amado.

Texto bíblico: Jn 19, 25-27 25

Teresa: “Es larga la vida y hay en ella muchos trabajos y hemos menester mirar a nuestro dechado, Cristo, cómo los pasó, y aun a sus apóstoles y santos para llevarlos con perfección. Es muy buena compañía el buen Jesús para no nos apartar de ella y su sacratísima Madre” (6 Moradas, 7, 13).

13ª Estación: Jesús muere sobre la cruz.

Texto bíblico: Mt 27, 45-51   

Teresa: “Meditad muchas veces la Pasión y vida de Cristo, que es de donde nos ha venido y viene todo bien” (Vida 13,13). “Poned los ojos en el Crucificado y todo se os hará poco” (7 Moradas 4, 8)

14ª Estación: Jesús es colocado en el sepulcro.

Texto bíblico: Mt 27, 57-61

Teresa: “He leído que nuestra vida está escondida en Cristo, o en Dios, que todo es uno, o que nuestra vida es Cristo. Pues veis aquí lo que podemos con el favor de Dios hacer: que su Majestad mismo sea nuestra morada, como lo es en esta oración. Pues ea, a hacer esta labor quitando nuestro amor propio y el estar asidas a ninguna cosa de la tierra, poniendo obras de penitencia, oración, mortificación, obediencia, todo lo demás que sabéis; que, y veréis cómo vemos a Dios y nos vemos tan metidas en su grandeza” (5 Moradas 2, 4-6).

Antonio González, ocd

El texto completo en el Doc. PDF

 

Documentación: VIA CRUCIS TERESIANO