6. ORACIÓN TRATO DE AMISTAD II

«No es otra cosa, oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas ve­ces tratando a solas con quien sabemos nos ama» (V 8,5).

Una «defini­ción» sugestiva y sugeridora. Abierta, creativa y dúctil.

Un acierto genial y fecundo. Hoy vamos a sugerir las líneas que parecen más sustanciales y de­terminantes de la interpretación que hace Teresa de la oración como amistad.

La oración es una forma de ser, un modo de vida, antes que un ejer­cicio, sea cual fuera su contenido y su praxis concreta. La oración, forma de ser. Vida, por tanto. Y, por ello, no reducible ni prioritariamente expresable en unos actos que llamamos «oración».

La oración-amistad, según Teresa se abre a la vida. Y la abraza en su to­talidad.  

1.   La oración, «trato de amistad»       
Oración, modo de vida       
Exigencia de la amistad       
Conciencia de relación
Compromiso ineludible       
Dinámica vital
2.   Oración, fuerza transformadora
«Siervos del amor»
Camino humilde y paciente       
Hasta la presencia vivida y activa
Criterio de discernimiento
3. Oración, encuentro dinámico
Formas» de regar el huerto
Grados y Moradas  

Otros materiales en Dropbox

FOTO

 

 

Invocación al Espíritu.  Espíritu divino: ábrenos a la Presencia del Misterio que nos habita, nos sostiene, nos rodea, nos constituye. Ora en nosotros. Recuérdanos las Palabras y los gestos de Jesús. Reaviva la Llama del Amor. Silenciosos/as acogemos tu Palabra.  

Palabra de Jesús: El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto;  porque separados de mí no podéis hacer nada. (Jn 15,5).

Audición: DE DÓNDE ME VIENEN TODOS LOS BIENES, DE TI, DE TI, SEÑOR, Y VERTE EN MÍ, SON TODOS LOS BIENES. EN MÍ, EN MÍ, SEÑOR. EN MÍ, EN MÍ, SEÑOR  (Vida 22) (Rogelio Cabado) 

-  La pregunta de Santa Teresa nos encara con el verdadero bien que sostiene nuestra vida. Pregunta que lleva a la raíz en la que reside la grandeza de la persona. Ninguna herencia, ningún premio, ningún bien material se compara a la alegría de saber a Dios cabe sí, dentro de ella, incluso cautivo por amor nuestro, dice la Santa.

- Sólo quienes han experimentado en primera persona esta simple y profunda alegría saborean la riqueza de los santos.

- Teresa, que valora tanto la amistad y la compañía de las personas, sabe que nada tiene sabor comparado con la alegría de esta presencia que ella ve (experimenta) dentro de sí, y que la fascina y deslumbra, precisamente porque ella se siente ruin y nada, y, a pesar de ello, el Señor se le regala de esa manera desbordante que colma la vida y da sentido a todo lo demás. 

Momento de silencio  

Testimonio“El místico no ofrece respuestas, sino que revela la presencia de Alguien que nos acompaña en esta peregrinación que cada día nos recrea y nos renueva. Es un amigo de Dios que en su entorno sabe crear lugares de reposo y de compromiso fraterno. Intercesión y humildad son la base de esta mística” (José Rodier).

Documentación: F. 6. ORACIÓN TRATO DE AMISTAD II

Enlace web https://www.dropbox.com/sh/9el0atzfqq52a3z/AADcBCSyFoUzzu25UwtKzY ... a?dl=0