5. ORACIÓN TRATO DE AMISTAD

 El texto clásico de Vida 8, 5, constituye la llamada definición teresiana de la oración. Refleja fiel­mente el núcleo del pensamiento de la Santa:  

...quien la ha comenzado [oración], no la deje, pues es el medio por donde pueden  ir tomarse a remediar, y sin ella será muy dificultoso... Y quien no la ha comenzado [la oración], por amor del Señor le ruego yo no carezca de tanto bien. Ni hay aquí que temer, sino que desear, porque cuando no fuere adelante y se esforzare a ser perfecto que merezca los gustos y regalos que a éstos da Dios, a poco ganar irá entendiendo el camino para el cielo. Y si persevera, espero yo en la misericordia de Dios, que nadie le tomó por amigo que no es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama.

Y si vos aún no le amáis, porque para ser verdadero el amor y que dure la amistad, hanse de encontrar las condicio­nes..., viendo lo mucho que os va en tener su amistad y lo mucho que os ama, pasáis por esta pena de estar mucho con quien es tan diferente de vos. ¡Oh bondad infinita de mi Dios, que me parece os veo y me veo de esta suerte!... ¡Oh, qué buen amigo hacéis!».

La idea clave: «trato de amistad»

· acento personalista

· predominio del elemento afectivo

· no hay oración sin «ver­dad»

Dos verdades fundamentales

·  Los dos amigos

·  La imagen de sí misma

·  La pro­pia vida

El Dios de la oración

·  Cómo tratarlo

Otros materiales en Dropbox

FOTO

 

 

Invocación al Espíritu. Espíritu divino: silencia los ruidos que impiden oír el callado amor; ilumina mi interior;  ábreme a la presencia del Amigo verdadero; recuérdame el amor del Padre; ora en mí; guíame por el camino de la verdad.  

Palabra de Jesús: Vosotros sois mis amigos, porque todo lo que he oído de mi Padre os he dado a conocer (Jn 15,15).  

Audición: QUÉDATE SOLO CON ÉL, QUÉ HAS DE HACER, SINO AMARLE, QUÉDATE SOLA CON ÉL, QUÉ HAS DE HACER, SINO AMARLE  (Vida 19).  

-  Invita Santa Teresa a no dejarse entrampar por la propia indignidad, por los propios defectos, porque a medida que la luz de Dios entra en una persona, ve más sus telarañas y su miseria, pero también la gran misericordia que Dios ha tenido y tiene con ella. “Ve que merece el infierno y le castigan con gloria”, es la experiencia sobrecogedora de Teresa y la nuestra.

-  De modo que la vida no consiste, ante todo, en un esfuerzo moral por ser buenos, por competir, por agradar a otros, incluso a Dios, sino por amarle.  

-  Quedarte a solas con Él, en ese lugar de ti mismo/a donde toda tu atención y tu presencia está viva para lo que importa, y ahí, en silencio y soledad de otros intereses y otros amores, amarle, tal cual eres, con la verdad de tu vida, “a solas con Aquel que sabemos nos ama”, dice ella.  

-  Que no descanse y se satisfaga tu vida en lo que haces, en lo que aciertas, sino en lo que amas, porque por mucho que hagas, nunca lograrás pagar tanta misericordia. No pierdas tiempo en buscar salvarte a ti mismo/a, sino en amarle, ahí toda tu energía, dejarte amar y amarle es tu salvación.  

Momento de silencio  

Testimonio: “La vida me había tirado por tierra, pero el encuentro con Jesús me ha dado fuerzas para retomarla otra vez agradecida... He aprendido a amar la vida desde que sé para qué vivo” (Edith Stein).

Documentación: F. 5. ORACIÓN TRATO DE AMISTAD

Enlace web https://www.dropbox.com/sh/9el0atzfqq52a3z/AADcBCSyFoUzzu25UwtKzY ... a?dl=0