1. ORACIÓN Y VIDA DE SANTA TERESA

Teresa de Jesús es maestra de oración. Si quieres entrar en su escuela, no te basta oírla hablar de oración. Tienes que verla rezar y rezar tú también, en tu interior. Sedienta de Dios, hubo de contentarse con libros y teorías. No tuvo maestro que le hablase desde la experiencia de Dios. Cuando por fin ella “supo por experiencia”, se sorprendió al comprobar que su palabra contagiaba. Habla y escribe con liber­tad. Que al aprendiz de oración no le falte maestro. Que no fenezca por carestía de experiencia, o por hambre de Dios.  

Consigna pedagógica: «Nunca hablar de oración sin hacerla ante el lector». Teresa no sólo cuenta su historia de oración sino que ora ante el lector y con él.  Ella estrenó de niña el sentido de Dios, luego aflojó, perdió el hilo, abandonó la oración, la reanudó, luchó, zigzagueó, hasta que por fin acertó con el camino. La oración es un camino. Tiene baches y dificultades. Exige empeño en la vida, virtudes evangélicas, determinada determina­ción. Posee una dinámica de crecimiento y de cultivo, como la siembra y el riego de un huerto o la escalada interior de un castillo. La oración es algo más que palabras y pensa­mientos dichos a Dios. Es amistad. Dios es amigo. Oración es “tratar de amistad con quien sabemos nos ama”.  

PERFIL HISTORICO - DATOS ESENCIALES  
1. Por qué nos interesa su historia humana
a. El marco histórico en torno a la figura de Teresa
b. El hogar
c. Aquella sociedad
d. Aquella Iglesia
2. Las grandes jornadas del itinerario de Teresa
a. Veinte años en familia.
b. 27 años de carmelita en la Encarnación.
c. Veinte años de Fundadora.
3. Crecimiento y plenitud humana de Teresa
a. Cultura y cultivo de espíritu
b. Dilatación del espacio vital y social
c. Capacidad dinámica y operativa
4. Cómo era la Madre Teresa

Otros materiales en Dropbox

FOTO

 

Comienza pidiendo ayuda al Espíritu. El es “el dulce huésped del alma”. Siempre ora en nuestro interior. Si queremos orar tenemos que aprender a vivir y a relacionarnos con nosotros de otra manera. Aunque sea difícil, tendremos que caminar hacia nuestro corazón, guiados por la sed de vivir más conscientemente la vida.  

Audición: MIRA QUE TE MIRA (Del CD de Rogelio Cabado)                

Mira, que te mira, mira que te mira,                
mira que te mira, mírale.                
Acompáñale y háblale y pídele,                
Sé humilde y habla con él.  
“Mire que le mira, mire que le mira, mire que le mira Y le acompañe y le hable y pida y se humille y regale con Él. Mire que le mira » (V 13)   

Palabra de Jesús:“Jesús, mirándolo, lo amó” (Mc 10,21)  

Momento de silencio  

Testimonio:No se trata de aprender a matar el tiempo. Hay que aprender a estar solo cada vez que la vida nos  reserva una pausa. Y la vida está llena de pausas, que podemos descubrir o malgastar. En el día más pesado y más frío, qué maravilla para nosotros prever todos estos cara a cara desgranados. ¡Qué alegría saber que podemos levantar los ojos sólo hacia vuestros ojos mientras el caldo cuece, mientras suena el teléfono, mientras en una parada esperamos el autobús que no llega, mientas subimos la escalera, mientras vamos a buscar al extremo de la huerta algo para echar en la ensalada” (Madaleine Delbrel).

Documentación: F. 1 ORACIÓN Y VIDA DE SANTA TERESA

Enlace web https://www.dropbox.com/sh/9el0atzfqq52a3z/AADcBCSyFoUzzu25UwtKzY ... a?dl=0