¿Así oraba SANTA TERESA?

FOTO

Para Teresa de Jesús, “orar es tratar de amistad con Dios”. Su oración era un encuentro íntimo entre el gran Amigo y Teresa. Pero surge espontánea la pregunta: ¿es posible saber a fondo cómo era o qué pasaba en ese momento de encuentro religioso, dialogal e íntimo entre los dos? Atisbarlo a cierta distancia, sería posible. Pero enterarse cómo era ese acto tan secreto e íntimo, tan misterioso, tan denso de matices…,es posible? Ya San Pablo escribía: “¿Quién conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre que está dentro?”  

Tomás Álvarez - Cierto. Al categórico interrogante“¿Sabemos que así oraba Teresa?”, habría que responder lealmente con el humorístico titubeo: ¡“pues… sí y no!” Sí lo sabemos, porque ella nos lo ha contado, y porque en sus libros ha orado tantas veces ante nosotros. Y no, -al menos, no lo sabemos a fondo- porque ese momento del encuentro entre tales amigos es lo más personal, profundo e íntimo de la vida del orante, y de la inconmensurable intervención del otro Amigo. Sigue en plena vigencia lo dicho por San Pablo.

Revista Orar - Pues bien, ¿cómo cuenta ella su oración?

T. - Con la mayor naturalidad siempre que escribe algo. Imposible no pasar -al menos en un paréntesis o una digresión- de la conversación entablada con el lector a la invocación o la evocación de Él. Alterna destinatario en lo que escribe: en horizontal, el lector; en vertical, el Señor. Te basta probar: abre el primer capítulo del relato de su Vida, y apenas te ha contado su fascinante estreno de infancia, prorrumpe delante de ti mismo en una oración emocionante que cuestiona ante el Señor toda su vida y te hace pensar en la tuya. Lee el nº 8 de ese capítulo, y verás.

El texto completo de la entrevista, que la Revista Orar (249), hace al P. Tomás Álvarez, en el DOC PDF

 

Documentación: ¿Así oraba SANTA TERESA?