MUÉVETE. ORACIÓN JOVEN. EN TIEMPOS RECIOS: AMIGOS FUERTES DE DIOS

FOTO

AMBIENTACIÓN  

Imagen de Santa Teresa, flores, castillo de cartón

Un animador o animadora. Una mujer, vestida de carmelita, recordando a Santa Teresa. Un grupo de canto.  

Animador/a: Bienvenidos. El Espíritu nos pone delante a Teresa de Jesús. Y ella nos recuerda dones del Espíritu para poder orar: alegría, ánimo, libertad, gratuidad, mirada larga para llegar a los que están en las periferias, amistad. En los tiempos difíciles son más necesarios que nunca los amigos fuertes de Dios.  

Teresa de Jesús:Os saludo a cada uno de vosotros, jóvenes del siglo XXI. Siento un gran gozo de poder estar con vosotros. Me han pedido que os enseñe a orar… pero, como a andar se aprende andando, también a orar se aprende orando. Por eso, he preferido no hablar sólo de oración sino orar con vosotros. Permitidme que os diga una certeza que llevo dentro: sé que cada uno de vosotros, aunque no seáis conscientes, ya sabéis orar y oráis. El Espíritu ora en vosotros.  

Las personas que no oran son como un cuerpo tullido, que aunque tiene pies y manos no los puede mandar (Vida 8,1). La oración es vital para vivir la fe en Jesús.  

A vosotros, los jóvenes, os gusta moveros… Pues moved esta noche vuestra alma para ir al encuentro del que os está esperando. Él es Amigo verdadero (Vida 25, 17). Él nos invita a ser Amigos Fuertes de Dios  

I. MUÉVETE HACIA DENTRO  

Animador/a: Jesús dice: “Cuando vayas a orar, cierra la puerta y entra en tu interior…” (Mt 6,6). Teresa nos invita a acercamos al castillo interior, a la interioridad de cada uno, a esa conciencia de ser amados que está en lo más hondo. Atreveos a entrar. En la morada más principal de nuestro castillo vive Dios y nos espera. Antes de ir a ningún sitio, moveos hacia dentro, acercaos a vosotros mismos. Esta exploración nadie la puede hacer por vosotros.   

Se ilumina el castillo.  

CANTO: EL ALMA ES DE CRISTAL (Rafael Mª León)  

El alma es de cristal, Castillo luminoso, Perla oriental.
Palacio real con inmensas moradas donde morar. Centro y mitad está, en medio del alma, la principal.  
1.-En ella pasan las cosas más secretas de Dios y el alma...  
ES DE CRISTAL, CASTILLO LUMINOSO, PERLA ORIENTAL  
2.-Siempre obligada, la oración es la puerta de las moradas...
3.-Hay una fuente y el Árbol de la Vida y Dios viviente…
4.-En ella habita el Rey que da a mi alma Vida infinita…   

Teresa:“Entendamos con verdad que hay otra cosa más preciosa, sin ninguna comparación, dentro de nosotros que lo que vemos por de fuera. No nos imaginemos huecos en lo interior.” (C 28,10)  

“Ya sabéis que Dios está en todas partes. Pues mirad que dice san Agustín que le buscaba en muchas partes y que le vino a hallar dentro de sí mismo. ¿Pensáis que importa poco para un alma distraída entender esta verdad y ver que no tiene necesidad, para hablar con su Padre eterno, de ir al cielo, ni para regalarse con él, ni ha menester hablar a voces? Por muy bajo que hable, está tan cerca que nos oirá. Ni necesita alas para ir a buscarle, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen huésped; sino con gran humildad hablarle como a padre, pedirle como a padre, contarle sus trabajos, pedirle remedio para ellos” (C 28,2)  

Silencio. Música del castillo con flauta. Silencio breve.  

CANTO: MUÉVEME DESDE LO PROFUNDO 

Muéveme desde lo profundo, muéveme mi Dios hacia ti. Que no me muevan los hilos de este mundo. Oh oh muéveme, atráeme hacia ti desde lo profundo.  

II. MUÉVETE HACIA JESÚS  

Animador/a: Jesús siempre se está moviendo hacia nosotros. Sale, busca, se acerca, mira. Moveos hacia Jesús con lo mejor de vuestra fe y de vuestra esperanza. Levantaos y acercaos a Él. Os quiere tanto que os quiere cerca, junto a Él.  

Exposición del Santísimo

Algunos Jóvenes encienden las velas y las colocan alrededor de la custodia. Los jóvenes se mueven y se colocan junto a Jesús.  

CANTO DE ADORACIÓN: AL ESTAR AQUÍ        

Al estar en la presencia de tu divinidad        
y al contemplar la hermosura de tu santidad,        
mi espíritu se alegra en tu Majestad,        
te adoro a ti, te adoro a ti.          
Cuando veo la grandeza de tu dulce Amor        
y compruebo la pureza de tu corazón,        
mi espíritu se alegra en tu Majestad,        
te adoro a ti, te adoro a ti.        
Y AL ESTAR AQUÍ, DELANTE DE TI        
TE ADORARÉ        
POSTRADO ANTE TI MI CORAZÓN        
TE ADORA OH DIOS,        
Y SIEMPRE QUIERO ESTAR PARA ADORAR        
Y CONTEMPLAR TU SANTIDAD,        
¡TE ADORO A TI, SEÑOR, TE ADORO A TI!  

Teresa: “Procurad luego, pues estáis solos, tener compañía. Pues, ¿qué mejor que la del mismo Maestro que enseñó a orar? Representaos al mismo Señor a vuestro lado y mirad con qué amor y humildad os está enseñando; y creedme, mientras podáis, no estéis sin tan buen amigo. Si os acostumbráis a traerle junto a vos, y él ve que lo hacéis con amor y que andáis procurando contentarle, no le podréis, como dicen, echar de vuestro lado; no os faltará nunca; os ayudará en todos vuestros trabajos; lo tendréis en todas partes. ¿Pensáis que es poco un tal amigo al lado?” (C 26,1)  

Después de cada texto hay un momento de silencio. Al terminar estos textos el silencio es más prolongado.  

“No os pido ahora que penséis en El ni que saquéis muchos conceptos ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento; no os pido más de que le miréis. Pues ¿quién os quita volver los ojos del alma, aunque sea por un instante si no podéis más, a este Señor? Pues podéis mirar cosas muy feas, ¿y no podréis mirar la cosa más hermosa que se puede imaginar? Nunca quita Él los ojos de vosotros… ¿y es mucho que, quitados los ojos de estas cosas exteriores, le miréis? Mirad que no está aguardando otra cosa, sino que le miremos” (C 26, 3).  

“Aunque no le veáis con los ojos corporales, muchos modos tiene Él de mostrarse. Estaos con Él de buena gana. Juntaos a este buen Maestro, muy determinados a aprender lo que os enseña y Él hará que no dejéis de salir buenos discípulos, ni os dejará si no le dejáis” (C 26,10).  

CANTO: DEJARME HACER        

Dejarme hacer, dejarme hacer, dejarme hacer es cuanto pides de mí,        
dejarme hacer de nuevo por ti, dejarme hacer en tus manos, Señor.  

Animador/a: Teresa de Jesús fue una mujer muy atrevida. Dio la cara por Jesús. Se atrevió a dar voces para gritar su amor a Jesús. Atreveos, sin miedo, a expresar con vuestras palabras vuestro amor a Jesús.  

Oraciones espontáneas a Jesús.  

III. MUÉVETE HACIA LOS AMIGOS  

Animador/a: En tiempos difíciles son imprescindibles los amigos fuertes de Dios. Sólo juntos podemos ser testigos de Él en el mundo. Solo juntos podemos salir a la calle para testimoniar la alegría de la fe. Moveos hacia los amigos. Poneos de pie y formad un corro, con las manos entrelazadas, alrededor de Jesús. Sentid la fuerza que os dan los amigos. “Donde dos o más están reunidos en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20), dice Jesús.  

CANTO: EL ESPÍRITU DE DIOS ESTÁ EN ESTE LUGAR          

El Espíritu de Dios está en este lugar,        
el Espíritu de Dios se mueve en este lugar.        
Está aquí para consolar, está aquí para liberar,        
está aquí para guiar, el Espíritu de Dios está aquí.          
¡MUÉVETE EN MÍ, MUÉVETE EN MÍ!        
¡TOCA MI MENTE, MI CORAZÓN, LLENA MI VIDA DE TU AMOR!        
¡MUÉVETE EN MÍ, SANTO ESPÍRITU, MUÉVETE EN MÍ!  

Teresa: “Gran mal es un alma sola entre tantos peligros.Es menester hacerse espaldas unos a otros para ir adelante” (Vida 7,22).  

“De estas amistades querría yo muchas… aquí todos han de ser amigos, todos se han de amar, todos se han de querer, todos se han de ayudar” (Camino 4,7).  

“Procurad andar alegres, sirviendo” (C 18,5). “Andad con alegría y libertad” (V 13, 1). “Alegraos de que se alegren todos” (C 30,5).  

Un momento de silencio para visualizar el gesto de comunión y sentir la fuerza del Espíritu en los amigos.  

CANTO: JUNTOS ANDEMOS, SEÑOR          

Juntos andemos Señor, juntos andemos, Señor. (2)        
Por donde fuereis tengo de ir, por donde pasaréis tengo de pasar. (2  

IV. MOVEOS HACIA LA HUMANIDAD        

Animador/a: Jesús nos envía para ser sus testigos. Cuenta con nosotros para extender la alegría por el mundo. En cada uno de nosotros renace la alegría de Jesús.    

Teresa: “Estase ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo, pues le levantan mil testimonios, quieren poner a su Iglesia por el suelo… No es tiempo de tratar con Dios cosas de poca importancia” (Camino 1,5).  

¡Jóvenes! Tiempo es de caminar. Decidle: ¿qué quieres que haga por ti? “En ti espero, no sea confundida mi esperanza, sírvate yo siempre y haz de mí lo que quisieres” (Exclamaciones 17,6). En tiempos difíciles – como los vuestros- son necesarios “amigos fuertes de Dios” (Vida 15,5).  

Animador/a: Jesús nos envía, pero viene con nosotros. Siempre está a nuestro lado. Nos bendice.  

Los jóvenes se colocan delante de Jesús para recibir su bendición.

CANTO: NADA TE TURBE          

Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda.        
La paciencia todo lo alcanza. Quien a Dios tiene nada le falta.        
Sólo Dios basta, sólo Dios basta, sólo Dios basta, ¡Aleluya!  

Se entrega a cada uno de los jóvenes una estampa de santa Teresa con la oración del V Centenario de su Nacimiento.

Mirando la imagen de Santa Teresa, todos oran con esa oración.  

Teresa: Gracias por haber estado orando aquí esta noche. ¡Feliz camino!  

CANTO de envío: VIVES HOY AQUÍ, TERESA DE JESÚS  

¡ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA! (2)  
1.- Vamos hacia ti, de tantos lugares que hay en el mundo, vamos hacia ti, tantos amigos, te quieren ver, vamos hacia ti, juntos buscamos ser más felices, y tú, Teresa, nos quieres acoger.  
VIVES, HOY AQUÍ, TERESA DE JESÚS
HOY AQUÍ, JESÚS DE TERESA,
HOY AQUÍ, TERESA DE JESÚS. (2)
¡ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA! (2)  
2.- Juntos celebramos la vida y la ilusión de creer. Y juntos compartimos los sueños que podemos hacer. Los jóvenes llevamos la estrella y la luz del Carmelo, nos tiende la mano Teresa, hacemos muy posible la fe, ¡LLEVAMOS LA SEÑAL DE LA VIDA ENTRE TIERRA Y CIELO!  
3.- Los jóvenes hacemos camino, con Jesús muy dentro, alzamos nuestras manos abiertas, que acaricia el Viento. Llevamos una nueva noticia: “el Amor llena el alma” “Vivo sin vivir en mí, que tan alta vida espero” ¡LLEVAMOS LA SEÑAL DE LA VIDA ENTRE TIERRA Y CIELO!
 

El texto de la oración Joven en el Doc. PDF

Las fotos en Dropbox

Documentación: MUÉVETE ORACIÓN JOVEN EN TIEMPOS RECIOS: AMIGOS FUERTES DE DIOS