Orar con imágenes: La Virgen de la Contemplación

FOTODesierto de las Palmas (Castellón)

Desierto de las Palmas (Castellón)

© Carmelitas Descalzas Harissa (Líbano)

El icono de la Virgen de la Contemplación, como todos los iconos, está lleno de simbolismos. Representa a María en la Anunciación-Visitación-Magníficat, con el misterio de Dios, el Niño Jesús en sus entrañas, representado en el círculo en el centro de su pecho. María lleva en sus entrañas el misterio Encarnado de un Dios humilde que se ha hecho necesidad.

La actitud de María, con las manos abiertas, en señal de disponibilidad, de alabanza (Magnificat), en camino… es actitud orante por excelencia, abriendo sus brazos a Cristo y a toda la humanidad.

Está de pie sobre una nube, aquella que subía del mar como la palma de una mano 1 Re 18, 42, y que representa la promesa de lluvia, de fecundidad.

La nube está sobre el mar incierto de la vida.

María te lleva en sus entrañas.  

Te invito a que reces el avemaría haciendo experiencia de sentirte en las entrañas de María, como Jesús, para que se realice en ti un misterio de nuevo nacimiento.

Ella es siempre promesa de vida para la Iglesia y para el Carmelo. La idea se refuerza con el escapulario, resumen de espiritualidad mariana, que nos ofrece en su mano derecha, para que nos vistamos de ella, como ella.

La escena de la Virgen en camino para servir a su prima Isabel es una de las escenas más queridas por la tradición del Carmelo, imagen y modelo de la contemplación en camino. Una mujer embarazada, que porta en sus entrañas en misterio de Dios y que se pone al servicio de su prima Isabel, también portadora del milagro de la vida. En esta escena se cumple lo que Santa Teresa enseña en las Moradas, Marta y María han de andar unidas… 7 M 4, 12

Nos adentramos en el misterio de la Anunciación y la Visitación en las entrañas de María. En camino…