La oración en tiempo de prueba: El Desierto

FOTO

En el pensamiento bíblico el desierto es un lugar temible, de lucha con el mal, de protestas, de tentacio­nes. Pero al mismo tiempo, aparece como un tiempo ben­dito, el de una relación fuerte entre Dios y su pueblo. Geográficamente, el desierto es una tierra sin agua, "de estepas y barrancos, tierra sedienta y sombría, tierra que nadie atraviesa, que el hombre no habita" (Jr 2,6).

En ese desierto estéril habitan los demonios, como Azazel a quien se envía el macho cabrío cargado con los pecados del pueblo (Lv 17,17). Es el hábitat de animales maléficos: las hienas "las víboras y los áspides", "los dragones y alacranes" (Is 13,22; 30,6; Dt 8,15).  

Soledad y encuentro  

Por ese desierto Yhwh "guía a su pueblo con amor" (Sal 136,16); "lo rodea cui­dando de él, lo guarda como a las niñas de sus ojos" (Dt 32,20), y en esa tierra inhóspita es donde Yhwh se muestra como un Señor lleno de atenciones (Dt 8,15s; 29,4).

El desierto es un lugar de encuentro con Dios (Jr 2,2). Invita a un cambio, a una conversión, a una renovación del amor perdido (Os 2,16).  

El desierto es un paso de la esclavitud a la tierra de la libertad. Recuerdo de un perío­do de prueba, de rebe­lión, en el que Dios manifestó su gloria y su poder.

Texto completo de la Ficha 13 en Doc. PDF

Documentación: Ficha 13: LA ORACIÓN EN TIEMPO DE PRUEBA: EL DESIERTO

Documentación: ORAR EN EL DESIERTO EN IMÁGENES

Más información en la web:
- Cuaresma 2016
- LOS SÍMBOLOS EN LA CUARESMA