F. 3: Itinerarios orantes a la luz de las Exclamaciones de Teresa de Jesús

FOTO

Tenemos delante un pequeño libro de salmos teresianos, diecisiete Exclamaciones, como lo tituló Fray Luis de León. Inspirándose en las Confesiones de San Agustín y en los diálogos con Cristo de Landulfo de Sajonia, Teresa de Jesús da rienda suelta al fuego que le quema por dentro. Habla con pasión de temas que son vitales para ella: vida verdadera, ausencia de Dios, grandeza y misericordia de Dios, humanidad de Cristo, sentido del pecado y del infierno, deseo de compartir la gloria de los bienaventurados. Vamos a detenernos en la 4 y en la 17.    

Un comienzo espectacular para nuestra oración: considerar el gozo.

Lo que Dios nos ha preparado”. Dios da señales de alegría. Solo en el gozo y la misericordia de Dios descansamos. (“Descansa solo en Dios alma mía”). La vida tiene mucho que ver con un encuentro de bodas. “Parece, Señor mío, que descansa mi alma considerando el gozo que tendrá, si por vuestra misericordia le fuere concedido gozar de Vos” (E 4,1). (Podemos comenzar con una postura de recogimiento).

Sigue el texto en F. 3: ITINERARIOS ORANTES A LA LUZ DE LAS EXCLAMACIONES DE TERESA DE JESÚS 

Documentación: F. 3: ITINERARIOS ORANTES A LA LUZ DE LAS EXCLAMACIONES DE TERESA DE JESÚS