Una llama para los que buscan en la noche

FOTO

 “¿Por qué tengo miedo, si nada es imposible para Ti? (Canción de Glenda)

“Hombre es amor, y Dios habita dentro
de ese pecho y profundo, en él se acalla” (Dámaso Alonso).    
          
Cierra Tú, Señor, mis oídos a toda falsedad
y mis labios, a palabras mentirosas.
Abre, en cambio, mi corazón a todo lo que es bueno,
que mi espíritu se llene de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Para los que se hacen preguntas y buscan sentido a la vida; porque solo quien hace preguntas acoge con alegría las respuestas.

Para los que nadan contracorriente, como peces que buscan aguas frescas.

Para los que no se contentan con los caminos trillados y no echan de menos un destino más fácil.

1.- Heridas abiertas

Muchas personas buscan una nueva experiencia de Dios. Para ello, en algunos momentos, necesitan personas que les ayuden a encontrarse con Dios. “Quiero abrir puertas cerradas para que puedan encontrarse contigo, Dios” (Etty Hillesum).

Muchos han perdido el rastro de Dios y esperan que alguien, con la palabra viva de la vida, pueda decirles: “Dios existe, yo lo he encontrado”. Muchos, que solo conocen lo útil y lo rentable, hambrean dar con la gratuidad. Muchos desconocen que su interioridad puede ser lugar para la escucha de este Dios que habla en el silencio interior de cada uno. “El hombre europeo, lejos de su origen, con las entrañas cerradas, opacas y confusas, se ha hecho un desalmado. Oscuridad del corazón que le desorienta y le hace andar perdido” (María Zambrano).

Los místicos contemplativos, pura gratuidad del Espíritu para esta hora, ofrecen su palabra, se hacen compañeros de camino de los que aceptan dejar que otro ser humano ponga sus pies junto a los suyos. Si “cada ser humano es un himno destruido”, los místicos ofrecen su latido para que pueda brotar la sinfonía.  

2. Un retrato de Juan de la Cruz

3. La llama

4. "Contaron lo que les había sucedido por el camino" (Lc 24,25)

5. Sus primeras palabras

6. Un atrevimiento

Sigue el texto en la Ficha 1

Documentación: Ficha 1. UNA LLAMA PARA LOS QUE BUSCAN EN LA NOCHE