Navidad, ¡Llegan días de fiesta y de felicidad!

FOTO

“Dios es una realidad de nuestra vida, Dios es tan grande que tiene tiempo también para nosotros, que puede ocuparse de nosotros y se ocupa de nosotros. En Jesús de Nazaret, encontramos el rostro de Dios, que ha bajado de su Cielo, para sumergirse en el mundo de los hombres y en nuestro mundo y enseñar el "arte de vivir", el camino hacia la felicidad; para liberarnos del pecado y hacernos plenamente hijos de Dios”. 

“Hablar de Dios es comunicar, con fuerza y ​​sencillez, con la palabra y la vida, lo que es esencial: el Dios de Jesucristo, el Dios que nos ha mostrado un amor tan grande, de encarnarse, morir y resucitar por nosotros; ese Dios que nos invita a seguirlo y dejarnos transformar por su amor inmenso para renovar nuestra vida y nuestras relaciones; el Dios que nos ha dado a la Iglesia, para caminar juntos y, a través de la Palabra y los Sacramentos, renovar la entera Ciudad de los hombres, para que pueda llegar a ser la Ciudad de Dios” (Benedicto XVI). 

En estos días entrañables de la Navidad, se respira algo nuevo, sale y afloja lo mejor en cada uno de nosotros. A pesar de las dificultades, de la crisis, es posible creer, esperar y construir un mundo mejor. Experimentamos el amor de Dios que viene a salvarnos. Celebrémoslo con los encuentros fraternos y festivos, cantemos villancicos, brillen las luces y las estrellas! ¡Resplandezca le Sol! Sí, llegan días de fiesta y alegría desbordante.  Jesús viene, Él, es el mejor regalo, sin Él no hay Navidad. 

ALGUNAS PAUTAS PARA VIVIR Y CELEBRAR LA NAVIDAD

Montar el Belén en familia, con la colaboración de todos. Puede ser una preciosa catequesis. Buscaremos el pasaje del Evangelio, lo leeremos y comentaremos juntos.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 2,1-14. 

"En aquellos días salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero.
Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad.
También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea a la ciudad de David, que se llama Belén, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada.
En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño.
Y un ángel del Señor se les presentó: la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor.
El ángel les dijo:
—No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.
De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
Gloria a Dios en el cielo,y en la tierra, paz a los hombres que Dios ama". 

Después explicaremos, dónde está el país de Jesús, las circunstancias de su nacimiento etc…Destacaremos los personajes importantes: los ángeles, los pastores etc…
Lo que hicieron cada uno.
Después, sin prisas, podremos montar el decorado, añadiremos los diversos elementos decorativos, las casas, los animales, los personajes.
Cuando esté todo preparado pondremos el Misterio, sin el Niño Jesús.
Es necesario avivar la espera de la venida de Jesús. Añadir el Niño Dios, solo en la Nochebuena, cuando esté toda la familia reunida, a la hora de la cena, después de darle la bienvenida, besarle cantando villancicos. 

Cantar y escuchar villancicos

Os ponemos a continuación varios recursos: links de youtube:

Mi burrito Sabanero

El niño pobre 

Adornar la casa con los dibujos que os ponemos en los documentos adjuntos

Vivir y disfrutar en familia. Es la hora de los cuentos y de los juegos de sociedad. Este tiempo, sin prisas, con los padres, abuelos, contribuye a crear un clima de fiesta que cala hondo en los corazones de grandes y pequeños dejando huellas imborrables.

(pdf 1. Memory, 2. Buscar las diferencias) 

Despertar en los niños gestos solidarios y actos de generosidad.

Reconocer nuestra realidad y ser conscientes de que muchas familias pasan y carecen de todo: casa, comida, cariño, paz, fe etc…Tenemos que compartir la felicidad que gratuitamente hemos recibido. Colaborar con las campañas de Navidad comprando con el dinero de la hucha y llevando alimentos a los más desfavorecidos. Eligiendo un juguete entre los miles que tienen y reciben los niños. Visitar a los ancianos o personas que están solas en el bloque dónde vivimos etc… 

Visitar varios Belenes en la ciudad

Montar en familia un Belén viviente para revivir por unas horas el verdadero significado de la Navidad.

Documentación: Decora tu casa

Documentación: Mémory

Documentación: Busca las diferencias