¿Cómo podemos hablar de Dios con los niños?

FOTO

“Sabemos que el amor de Dios es expansivo por su propia naturaleza… Recibimos la fe precisamente escuchando este anuncio. Es este amor el que nos exige salir de nosotros mismos para proclamarlo a todos. Para hablar de Dios, es necesario que crezcamos cada día en el conocimiento y la intimidad con el Señor”…

“Con el ejemplo de su vida, Jesús nos enseña a hacernos cargo de la debilidad del hombre para llevarlo hacia Dios. Nos pide que nuestra vida sea, como la suya, reflejo de una íntima unión con Dios. Así, en nuestras vidas, nuestras familias, con nuestros hijos, podremos manifestar ese mismo amor de Cristo, estando atentos a cada necesidad, a los anhelos más profundos, para poder dar una respuesta de esperanza a la humanidad” (Benedicto XVI). 

En estos días de Adviento, la palabra  del Papa nos alienta y fortalece. Aprovechemos con los niños este tiempo favorable para acercarnos y mirar a Jesús, para descubrir y conocerle más, imitarle y comunicarle. 

Encontraréis a continuación:

  • Un salmo para profundizar en la Palabra de Dios y gozar juntos en su presencia.
  • Unas actividades lúdicas:  2 Puzzles-crismas  y un pequeño cuento

Salmo 24

Se puede leer a dos coros y después de un momento de silencio, cada niño, dice la frase que más le gusta.

“Señor, enséñame tus caminos,
 instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador.
 
El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes.
 
Las sendas del Señor son misericordia y lealtad
para los que guardan su alianza y sus mandatos.
El Señor se confía con sus fieles
y les da a conocer su alianza” (Salmo 24)

Documentación: PUZZLE 1

Documentación: PUZZLE 2

Documentación: CUENTO DE LA SEMILLA