19: La oración sacerdotal de Jesús

A.- ORACIÓN DE GLORIFICACIÓN (Jn 17,1-5)  

Con su oración, Jesús nos va a desvelar algo de su intimi­dad con el Padre y a vivir nuestra propia relación filial con Dios. Comienza la oración por el gesto de elevar sus ojos al cielo.  

"Dicho esto, Jesús levantó sus ojos y exclamó: "Padre, ha llegado la "Hora”: Glorifica a tu Hijo para que tu Hijo pueda glorificarte" (Jn 17, 1). 

 Jesús penetra en su propia actitud oran­te: "El lugar de Dios"  

"¡Padre!" Es la expresión oracional más tierna y cercana de Jesús Lo lla­ma así porque se siente lleno de la vida que el Padre le ha co­municado y porque vive una existencia dialogal continuada con él: por eso, "Padre", es la palabra primera que brota espontánea de su corazón.  

“La Hora", primera palabra con que comienza Jesús su úl­tima Cena (Jn 12, 1). Lo esencial de esta “Hora" es su contenido: el acontecimiento de su Muerte y Resurrección. Muerte salvadora, como muerte a la vez que es del Hijo de Dios e Hijo del Hombre. La hora de la sal­vación universal (Cf. Jn 12,1.23) 

"Glorificar a Dios" es reconocer a Dios como Dios, la den­sidad de su amor, el peso de su Presencia actuando aquí y aho­ra y en todos los tiempos de la Historia. La glorificación es el poder divino de Jesús sobre toda la humanidad, como Hijo de Dios y Mesías (3, 35), y lo que da sentido a su vida y a sus actos.

Sigue en la Ficha 19

Documentación: Ficha 19: LA ORACIÓN SACERDOTAL DE JESÚS