15. No nos dejes caer en la tentación - A

Qué quiere decir la palabra «peirasmós» = «tentación»; y qué queremos decir cuando pedimos a Dios que «no nos haga entrar» en una tentación. 

a. «Peirasmós» = «tentación» 

La ubicación de esta súplica -entre el perdón de los pecados y la liberación del mal, o del Maligno- está indicando de una manera indiscutible que se trata de un «peirasmós» entendido como in­citación activa al mal ético-religioso. 

No «prueba», sino «tentación» 

«Peirasmós» puede significar tanto prueba como tentación (Cf. Ex 16, 4; 20, 20; Dt 8, 2; cf. 8,16; 13, 4; Sal 26, 2; 1 Mc 2, 52; Sab 3, 4-6; Jn 6, 6; Hbr 11, 17.37). La traducción debe decidirse en cada caso según el mensaje del contexto concreto.

En la petición del Padre Nuestro «peirasmós» tiene el significado de “tentación”. La razón  es la recomendación que da Jesús a sus discípulos la noche de su pasión: «Velad y orad para que no entréis en tentación; que el espíritu está bien dispuesto, pero la carne es débil» (Mc 14, 38 = Mt 26, 41; Lc 22, 40.46). 

«Es una aplicación del Padre Nuestro a la situación concreta de los discípulos en Getsemaní. Además de la exhortación a «orar», a la locución del Padre Nuestro «no nos hagas caer en » corresponde aquí la locución «para que no entréis en ...».

Sigue en la Ficha 15

Documentación: Ficha 15. NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN - A