María nos invita a esperar

FOTO

Animador: María nos invita a todos a su fiesta.

  • para cantar con ella el amor del Señor.
  • para admirar en ella la gracia que embellece su corazón.
  • para trabajar, unidos a ella, por el mundo nuevo que Dios quiere. 

Ambientación: En medio de la comunidad se coloca una imagen o un icono de la Virgen iluminado y adornado con flores. Los participantes en el encuentro se colocan de tal modo que el grupo tiene sabor a familia, donde es posible la mirada, el diálogo. Hay un ensayo de los cantos, para participar mejor y crear ambiente. 

1.- SALUDO A MARÍA 

(Cuando la comunidad está recogida y en silencio, recordando a María en Nazaret, un lector saluda a María con las palabras del ángel) 

Lector: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú entre las mujeres" (Lc 1, 28). 

Canto: (se irá repitiendo cada tres o cuatro saludos a María por parte de la asamblea). ALEGRATE, MARIA, LLENA DE GRACIA  

Saludos en forma litánica a María (entre todos):

Santa Madre de Dios
Virgen pobre
Llena de gracia
Mujer de esperanza...

(Los participantes siguen expresando sus saludos a María). 

Todos recitan esta oración:

Salve, por ti resplandece la dicha, salve, por ti se eclipsa la pena. Salve, levantas a Adán el caído, salve, rescatas el llanto de Eva (Himno Akathistos) 

2.- EL ROSTRO DE LOS HIJOS ANTE LA MADRE 

Se presenta ante María el rostro de nuestro mundo mediante símbolos. Dos lectores van poniendo palabra orante a cada uno de los símbolos. Entre símbolo y símbolo se canta:

YO QUIERO ESTAR EN LAS MANOS DEL SEÑOR COMO TÚ, PARA AMAR. EN LAS MANOS DEL SEÑOR, COMO TÚ. COMO TÚ. COMO TÚ. 

  • Una espiga: ¡María! Acoge esta espiga formada por varios granos de trigo, promesas de pan partido para todos. Expresa el sueño de Dios de que todos los seres humanos vivamos en comunión, en la acogida, el respeto, el amor y la paz. (Silencio). 
  • Mapa del mundo: ¡María! Acoge nuestro mundo con sus dolores, gozos y esperanzas. Queremos poner ante ti a todos los que mueren víctimas de la violencia y de la guerra, a los hermanos que huyen, emigran, a los que se les margina y excluye de la sociedad, a tantos que llevan clavada, y tú con ellos, la cruz del dolor. (Silencio). 
  • Un jarrón con agua: ¡María! Acoge el agua; ella nos habla de gratuidad, de vida, de novedad, de libertad. El agua, en esta noche, nos habla de gracia, de vida eterna, de verdad y transparencia, nos habla de ti, mujer creyente. María, déjanos decir contigo a Jesús: ¡Danos de beber! ¡Danos el Agua Viva! (Silencio).

3.-ESCUCHA Y GUARDA LA PALABRA 

Lector: Este es el momento para entrar en el corazón de María y ahí escuchar la Palabra, quedarse en silencio, buscar la presencia del Otro, mirar y saberse mirado, amar y sentirse de verdad amado 

Lectura de la Palabra: "El ángel le dijo: No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Y María dijo al ángel: ¿Cómo será eso, pues no conozco varón? El ángel le contestó: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible. María contestó: Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra" (Lc 1, 30-38) 

Comentario sapiencial: "¡Si conocieras el don de Dios!... Hubo una criatura que conoció ese don de Dios; una criatura que no desperdició nada de él; una criatura tan pura, tan luminosa que parecía ser la Luz misma. Una criatura cuya vida fue tan sencilla, que apenas puede decirse algo de ella. Es la Virgen fiel, la que guardaba todas aquellas cosas en su corazón. Ella se consideraba un ser tan insignificante y permanecía tan recogida delante de Dios en el santuario de su alma que atrajo las complacencias de la Santísima Trinidad El Padre, al contemplar esta criatura tan bella, tan ignorante de su hermosura, determinó que fuera en el tiempo la Madre de Aquel de quien El es el Padre en la eternidad Vino entonces sobre Ella el Espíritu de amor que preside todas las operaciones divinas La Virgen pronunció su Fiat. Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra, y se realizó el mayor de los misterios Por la encarnación del Verbo, María fue para siempre posesión de Dios. La actitud observada por la Virgen durante los meses que transcurrieron entre la Anunciación y la Navidad debe ser el ideal de las almas interiores, de esos seres que Dios ha elegido para vivir dentro de sí, en el fondo del abismo sin fondo. ¡Con qué paz, con qué recogimiento se sometía y se entregaba María a todas las cosas! Hasta las más vulgares quedaban divinizadas en Ella pues la Virgen permanecía siendo la adoradora del don de Dios en todos sus actos Y la visión inefable que Ella contemplaba dentro de sí, nunca disminuyó su caridad externa” (Sor Isabel de la Trinidad). 

Canto repetitivo: BUSCA EL SILENCIO, TEN ALERTA EL CORAZON, CALLA Y CONTEMPLA 

4. DESPEDIDA 

Animador: Nos toca volver a la vida, al trabajo, a la familia, a los amigos, a los problemas y preocupaciones de cada día. Ya no somos los mismos. Una presencia se nos ha hecho fuerte, muy fuerte, dentro. ¡La presencia de María! Después de haber experimentado su cercanía, y su ternura, es difícil ser como antes. Es el momento del compromiso para construir la nueva civilización del amor. 

(En una bandeja hay estampas de María (puede ser “la Virgen Contemplativa"), en las que está escrito un compromiso. Cada uno se acerca y recoge una, la lee y la hace suya. Estos pueden ser los textos): 

  • Descubre la belleza que hay a tu alrededor y extiéndela.
  • Descubre la gracia y haz todo lo que puedas con gratuidad.
  • Descubre la alegría y ponla en las cosas de cada día.
  • Vive en tu corazón a Dios y hazlo presente con tu vida.
  • A la luz de María, la criatura nueva, trata de mirar a todos los que te rodean con nuevos ojos.
  • María es inmaculada, todos estamos llamados a tener los ojos y el corazón más limpios, ella es el anticipo de la humanidad nueva
  • La esperanza es posible. En María, el amor ha triunfado sobre el desamor. 

Rezo del Padrenuestro con las manos unidas.  

Canto: Yo canto al Señor porque es grande, me alegro en el Dios que me salva. Feliz me dirán las naciones, en mí descansó su mirada. UNIDOS A TODOS LOS PUEBLOS CANTAMOS AL DIOS QUE NOS SALVA El hizo en mí obras grandes, su amor es más fuerte que el tiempo, triunfó sobre el mal de este mundo derriba a los hombres soberbios. No quiere el poder de unos pocos, del polvo a los pobres levanta, dio pan a los hombres hambrientos, dejando a los ricos sin nada. Libera a todos los hombres, cumpliendo la eterna promesa que hizo en favor de su pueblo, los pueblos de toda la tierra.