Salmo 18, 2-5

 

- La mañana, con su luz, y el día que renace, con su claridad, nos evocan los comienzos de la creación, cuando, a través de las criaturas, a toda la tierra empezó a alcanzar el pregón del Creador.

- La creación entera es lenguaje de Dios, expresión de su verbo, pregón, mensaje, susurro de su Amor.

Adviento es tiempo de pregón.

FOTO

 

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra.
Sin que hablen, sin que pronuncien, 
 

sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los límites del orbe su lenguaje.

 

- Ábrete a la Luz que el Señor te regala en este día.

- Descubre la Presencia de Dios en lo que te rodea.

- Mira con atención las pequeñas señales de amor en los acontecimientos que hoy te toque vivir.

- En el corazón de los pequeños y sencillos se esconden los tesoros del Reino.  

 

 

Pide al Espíritu que limpie la oscuridad de tus ojos para ver lo nuevo que está brotando.
Que tu vida sea un reflejo de la vida de Dios en ti, y tus gestos proclamen que el amor es mas fuerte y que la luz vence a la oscuridad
 

Mil gracias derramando pasó por estos sotos con presura; y, yéndolos mirando, con sola su figura vestidos los dejó de hermosura. (San Juan de la Cruz).