1. Sitúate ante la iglesia y el mundo (Camino 1)

“Nada humano nos es ajeno” (GS 1)

  • Teresa de Jesús no sabe escribir sin hablar, no sabe hablar sin dialogar, no sabe dialogar sin hacerse presente en medio del grupo, sin implicarse en la vida de los que tiene delante.
  • Este libro en que nos cuenta su “modo de proceder” en la oración y la formulación de la gracia vocacional (cf F 1,1), tiene un carácter coloquial. “Muchas veces os digo hermanas, y ahora lo quiero dejar escrito aquí, que no se os olvide” (C 13,1).
  • Nos comparte su emoción ante lo que está pasando en Europa: guerra de religión, persecución religiosa, Reforma y Contrarreforma... (C 1,2). Se siente implicada, responsable, es decir, llamada a dar una respuesta. Ve a Dios en el mundo y en lo que pasa en la tierra.
  • Teresa vive un apasionamiento por la humanidad, por la Iglesia. Se le mete la historia dentro. Todo su camino tendrá un empalme con la vida.

Su reacción ante lo que ve:

- se angustia ante la propia impotencia (C 1,2).

- se determina a hacer. Y para ella hacer es ser. “Que sean tales cuales yo las pintaba en mis deseos” (C 1,2). “Todas ocupadas en oración por los que son defendedores de la Iglesia” (C 1,2).

- pide ayuda para realizar junto con otras lo que no puede sola: “¡Oh hermanas mías en Cristo, ayudadme!” “No hermanas mías, no es tiempo de tratar con Dios negocios de poca importancia” (C 1,5).

- comienza su éxodo. Sale como Abrahán, como Jacob. Pero no quiere viajar sola. El grupo se pone en camino. Han visto algo humanamente irrealizable, pero con decisión se han puesto con determinación a alcanzarlo.


 

- Lee el texto: Camino 1 (tomado del autógrafo de Valladolid).

- Señala dos o tres textos que más te han llamado la atención.

- Sitúate ante lo que pasa en el mundo y en la Iglesia. ¿Qué acontecimientos te duelen o te llenan de gozo? ¿En qué medida te afecta? ¿Cuál es tu respuesta?

- Contempla el icono de Rublow. Fíjate en las tres Personas con sus bastones de peregrino en las manos, en éxodo hacia la humanidad porque nada humano les es ajeno (Cf. GS 1). Entra tú también en esa experiencia misionera.

(Mándanos tu respuesta a alguna de estas preguntas, o lo que más te ha impresionado de esta lectura. Así haremos el camino juntos. Y tu respuesta podrá ayudar a otros).

FOTO