La Humanidad de Jesús en la oración

Capítulo importante. Hace de bisagra entre el tratado doctrinal de los grados de oración y el relato autobiográfico de la vida mística de Teresa, que deberá reanudarse en el capítulo 23.

En la oración mística de Teresa hubo un momento en que la Humanidad de Cristo fue problema. Necesita tratarlo y prevenir al lector. En el trazado del capítulo se entrecruzarán tres líneas: el diálogo con el lector, el propio recuerdo autobiográfico y las razones en que Teresa funda su tesis cristológica.

Esquema del Cap 22:

Ø    nn. 1-4: falsa doctrina cristológica de ciertos libros, y error de   ella misma

Ø    n. 5: tesis contraria: importancia insuplantable de la Humanidad de Jesús

Ø    nn. 6-8: primera serie de razones para probarlo: humildad...

Ø    nn. 9-12: segunda serie de razones: no somos ángeles...

Ø    nn. 13-18: insistencia, en diálogo con el lector, García de Toledo

El error del puro espiritualismo

Es un problema, algo complejo: es un error "levantar el espíritu apartándolo de todo lo corpóreo" porque la Humanidad de Cristo (corpórea) es indispensable para el progreso espiritual, incluso para el progreso místico.

El motivo de fondo

Teresaha experimentado que cuando intentó prescindir de la Humanidad de Jesús, anda "como en el aire", "sin arrimo" ni apoyo, estancada en la vida espiritual sin progreso en el amor. Sin Él al lado, "todos sus gozos eran a sorbos”. "No se hallaba con la compañía que después para los trabajos y tentaciones". "Me parece iba sin camino" (nn. 5-6).

Mucho más decisiva la experiencia positiva: "con tan buen amigo al lado", todo se le volvió luminoso.

"Helo visto por experiencia que se hallaba muy mal mi alma hasta que el Señor me dio luz".

"Muy muy muchas veces lo he visto por experiencia". "He visto claro que por esta puerta hemos de entrar..."

Veo claro... que para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes, quiere sea por manos de esta Humanidad sacratísima". "Esto he probado. De este arte ha llevado Dios mi alma".

"En veros cabe mí, he visto todos los bienes".

“Es muy buen amigo Cristo, porque le miramos hombre, y vémos­le con flaquezas y trabajos, y es compañía".

"Es ayuda y da esfuerzo. Nunca falta. Es amigo verdadero". "Con tan buen amigo presente..., todo se puede sufrir".

Las dos razones cristológicas

 En la oración, prescindir  del recur­so a la Humanidad de Cristo:

- 1º implica una sutil y dañosa falta de humildad,

- 2º es ignorar la propia condición humana: que somos: hombres y no ángeles.

Humanidad de Jesús: ¿qué es? o ¿quién es?

Teresa se refiere a Jesús mismo y a todo su mis­terio:

- a su aventura evangélica; sus palabras, sentimientos y accio­nes, su Pasión, su Cuerpo glorioso y resucitado.

- a su presencia eucarística, "compañero nuestro en el Santísimo Sacramento, que no parece fue en su mano apartarse un momento de nosotros".

- a su misteriosa presencia al lado del orante o del creyente: tenerlo "cabe sí"; "en veros cabe mí, he visto todos los bienes"; "compañero nuestro", "amigo, tan buen amigo al lado, amigo verdadero"; "es compañía", "con tan buen capitán que se puso en lo primero en el padecer, todo se puede sufrir".

- El es "el mejor dechado"; "quisiera yo siempre traer delante de los ojos su retrato e imagen, ya que no podía traerle tan escul­pido en mi alma como yo quisiera".

 (Esquemas del Libro de la Vida, ed. de Tomás Álvarez. Monte Carmelo Burgos  2004)

Teresa Libro Vida

Amigo verdadero Descargar 1,9 MB