El Señor está contigo

FOTO

MOTIVACIÓN: MARÍA NOS CONVOCA

(Nos reunimos en el lugar preparado para la vigilia. Está ambientado con un icono de María, velas, un recipiente con tierra, un cestito con semillas, una jarrita de agua, un cojín para la Palabra)

Monitor:

Una mujer sencilla y pobre nos reúne para orar en el corazón del Adviento.

  • GESTO: nos colocamos en corro en torno al icono de María.

Una mujer abierta y disponible nos convoca para recrear la esperanza y seguir creyendo en la nueva humanidad.

  • SIMBOLO: Se coloca ante el icono de María un ramo de flores y se encienden las velas.

Una mujer limpia y transparente nos invita a unir las manos para abrir caminos de comunión y diálogo en la Iglesia de Jesús.

  • GESTO: nos damos todos la mano y así permanecemos unos momentos.                

Canto: (se irá repitiendo cada tres o cuatros saludos a María por parte de la asamblea) ALÉGRATE, MARÍA, LLENA DE GRACIA (Música de Rafael María León)

  • Saludamos a María, la mujer nueva, que se fió totalmente de Dios.
  • Saludamos a María habitada por la Palabra hecha carne.
  • Saludamos a María, que nos prepara para acoger a su Hijo Jesús, el que trae la salvación al mundo.
  • Saludamos a María, que nos enseña a escuchar el nombre nuevo por el que Dios nos llama.
  • Saludamos a María porque en Ella Dios regaló al mundo un nuevo estilo de vida. 
  • Saludamos a María  y con ella abrimos caminos de esperanza, de paz y de vida para la humanidad.
  • Saludamos a María, que acompaña y alienta caminos misioneros en el mundo de hoy necesitado de fraternidad.

1.- MARÍA, BUENA NOTICIA DE DIOS PARA LA HUMANIDAD

Lector 1

En las primeras páginas de los orígenes de la historia de la salvación se muestra el ser humano en su debilidad más profunda: escondido, distanciado, solo, rotas las relaciones consigo mismo, con Dios, con los hermanos, con la creación.

Lectura del libro del Génesis 3, 9-15  (Entre varios lectores

Narrador: Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre:

Dios: ¿Dónde estás?

Adán: Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque esta­ba desnudo, y me escondí.

Dios: ¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?

Adán: La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto, y comí.

Dios: ¿Qué es lo que has hecho?

Eva: La serpiente me engañó, y comí.

Dios: Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú le hieras en el talón.”

Breve silencio

Lector 2

En el mundo que habitamos encontramos las huellas del no amor, el individualismo de quienes se encierran en su poder, los gritos desesperados del ser humano en la noche

(Dos personas en voz en off leen las frases)

  • La vida está amenazada, herida por el desamor, el odio y la violencia.
  • En los pueblos resuena el conflicto, el desacuerdo, los vientos de la guerra.
  • La tierra está amenazada por la destrucción ecológica.
  • Las gentes están angustiadas a causa de injusticias generadoras de pobreza y miseria.
  • Muchos se cansan de esperar mejoras en el desarrollo humano integral deteriorado por la corrupción.
  • Las promesas de solidaridad se ven cada vez más defraudadas y la globalización con rostro humano sólo es una palabra vacía.
  • En nuestra sociedad no hay sitio para los pequeños, los pobres, los emigrantes, los ancianos…

Canto: MARANATHA ¡VEN SEÑOR, JESÚS! MARANATHA. ¡VEN SEÑOR, JESÚS!

Lector 1

Dios no deja al ser humano aislado y en el temor. Irrumpe en la historia dando vida. Le busca, le llama, le bendice y promete salvación.

En esa encrucijada de caminos, en esos orígenes de debilidad y de gracia, de pecado y salvación, surge velada la presencia de María, como Buena nueva de Dios para la Humanidad.

Alentada por la promesa de victoria la humanidad está com­prometida en la lucha con el mal, en la búsqueda de caminos de paz y de esperanza.

Lector 2

En el mundo que habitamos también se vislumbran brotes de luz y de solidaridad

(Dos personas en voz en off leen las frases)

  • Samaritanos anónimos se acercan a los excluidos y marginados de la sociedad  con ternura, gratuidad y acogida.
  • Testigos en los que sigue viva la llama de la esperanza y la confianza, a pesar de todo.
  • Orantes que desafían a lo imposible y abren caminos de diálogo y escucha.
  • Hombres y mujeres que creen que el amor es esencial para vivir y crecer como personas.

Canto: MARANATHA ¡VEN SEÑOR, JESÚS! MARANATHA. ¡VEN SEÑOR, JESÚS!

2. DIOS ENTRA EN  EL MUNDO CON UN SALUDO: ALÉGRATE, MARÍA

Lector 1

  • Cuando el tiempo de Dios llegó a su plenitud, visitó la tierra y llamó a la puerta del corazón de una mujer, una puerta que siempre estaba abierta. Habló con ella, traía una Buena Nueva  para la humanidad.
  • Escoge un lugar sencillo y pobre para entrar en el mundo, entra en la historia delicadamente, saludando, pidiendo acogida. Se acerca al ser humano con alegría, generando vida y esperanza.
  • María está a la espera. Su corazón pobre y sus manos vacías, abiertas y libres, acogen los planes de Dios, que traen la dicha y la paz para la humanidad.

Canto: SIEMPRE QUE NOS VISITA DIOS SE LLENA DE ALEGRÍA EL CORAZÓN

3. DIOS REGALA A MARÍA UN NOMBRE NUEVO: LLENA DE GRACIA

Lectura: Lc 1,28b-29           

Ángel: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

Narrador. Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél”

(Distintas personas desde su lugar proclaman estas expresiones)

  • Llena de gracia… es la expresión del amor fiel de Dios que sustentará toda la vida de María y, cual fuente de agua viva, se derramará sobre la humanidad
  • Llena de gracia... es el nombre propio que Dios da a María. Llenos de gracia... es el nombre que Dios nos da a cada uno.
  • Llena de gracia significa llena de Dios, llena del Reino, llena de todos los preferidos de Jesús.  

Canto: DECIR TU NOMBRE, MARÍA, ES DECIR QUE LA POBREZA COMPRA LOS OJOS DE DIOS.MARÍA ES DECIR. ¡AMOR!

 Monitor: Dios nos conoce y nos ama. Él nos llama por nuestro nombre, nos llama desde la verdad de lo que somos, desde nuestras alegrías y tristezas, nos llama con nuestros sueños temores y esperanzas, nuestra fortaleza y nuestra debilidad. Dios cuenta con nosotros para hacer de este mundo un lugar mejor, él ha ido bordando nuestras vidas para que realicemos en ellas el proyecto de su amor. 

En silencio nos preguntamos:        

  • ¿Cuál es el nombre por el que Dios te llama a ti?
  • ¿Qué quiere decirte Dios a través de tu nombre?
  • ¿Qué quiere decirle Dios al mundo a través de ti? 

(Después de un breve silencio se comparte algo con el que está al lado) 

El nombre de “María”,  es el nombre que le pusieron sus padres. En Nazaret la conocieron por “la mujer de José” y “la madre de Jesús”.  Pero su verdadero nombre es aquel con que la saluda el Ángel: "llena de gracia”, llena de Dios, agraciada a los ojos de Yahvé. 

Canto: DECIR TU NOMBRE, MARÍA, ES DECIR QUE LA POBREZA COMPRA LOS OJOS DE DIOS. MARÍA ES DECIR. ¡AMOR!

4. DIOS TIENE UNA MISIÓN PARA MARÍA: CONCEBIRÁS

Lector 1

  • Dios está con María. Dios está contigo. Dios está con el mundo, comprometido con todos los seres humanos. Por doquier ha dejado sus huellas.
  • María le ha abierto el espacio de su corazón para que pueda plantar su tienda. En ella comienza la nueva humanidad, en la que Dios habita.
  • Mirando a María, sabemos que somos lugar para Dios. Mirando a Dios, sabemos que somos lugar para todos los excluidos.

Lectura de la Palabra  (Lc 1, 30-37)

Ángel: No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre de Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

SIMBOLO: (Una persona riega la tierra y la mueve un poco; otra esparce unas pocas semillas mientas se continúa leyendo el texto bíblico).

María: “¿Cómo será eso, pues no conozco varón?"

Ángel:"El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza  del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que a pesar de suvejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible”.

Silencio orante

Lector 1

  • Dios está con María para una misión maravillosa en el mundo. De ella, mujer pobre y virgen, nacerá la Vida del mundo; en ella, mujer sencilla y abierta, se derramará el Amor para todos.
  • Dios tiene una misión para ti, para la Iglesia “la Iglesia peregrinante es, por su naturaleza, misionera” (AG 2),

Actividad: Compartimos nuestra experiencia misionera en pequeños grupos. 

5. MARÍA RESPONDE A DIOS: ¡FIAT! ¡HAGASE!

Lector 1

  • Acoger es abrir con una sonrisa las puertas de la casa, es recibir con gozo la visita de un hermano, es escuchar con oídos atentos la experiencia del otro, es preparar un sitio, en un cálido rincón del corazón. Todo ello hace posible la vida.
  • María acogió a Jesús, la Palabra de Vida, hecha carne y la ofreció al mundo en el portal de Belén.

Lectura: Lc 1,38      

María: Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”

GESTO: Se lleva la Biblia delante del icono de María se abre como un gesto de ofrecimiento y se coloca sobre un cojín delante de ella.

¡Hágase! Y ¡Dios se hizo carne en el seno de María! ¡El ser humano llegó a ser Dios! María dice amén a la vida, dice sí a la fe.

Presentamos al Señor, por intercesión de María, nuestra oración de petición, alabanza, acción de gracias…

Padre nuestro

Rezamos todos:

María, tú abriste el corazón a Dios y dejaste que su amor modelara tu vida…
Enséñanos a confiar y abandonarnos a sus planes.
De tu interior brotaba siempre un sí fiel y constante…
Enséñanos a ser servidores generosos del Reino. 
Velaste con delicadeza y ternura cada hora de tu hijo Jesús…
Enséñanos a acoger con respeto y gratuidad a todos los que sufren
y quedan a la orilla de la vida. 

  

Canto: SANTA MARÍA DE LA ESPERANZA MANTÉN EL RITMO DE NUESTRA ESPERA