SIN PALABRAS

FOTO

Ante palabras tan verdaderas, uno se queda sin palabras.

Teresa, a pecho descubierto, comienza a narrar su vida.

Decir la vida es un derecho.

Decir la vida con tanta verdad es una gracia.

Dios, siempre en el horizonte, dador de mercedes.

Ella, Teresa, en la otra orilla, sin terminar de entrar “mar adentro”.

Forcejeo, lucha, abandono…

pero Él, “el que tanto me esperó”,

es capaz de vencer toda resistencia.

Al fin, todo para su gloria.

TEXTO

Quisiera yo que, como me han mandado y dado larga licencia para que escriba el modo de oración y las mercedes que el Señor me ha hecho, me la dieran para que muy por menudo y con claridad dijera mis grandes pecados y ruin vida. Diérame gran consuelo. Mas no han querido, antes atádome mucho en este caso. Y por esto pido, por amor del Señor, tenga delante de los ojos quien este discurso de mi vida leyere, que ha sido tan ruin que no he hallado santo de los que se tornaron a Dios con quien me consolar. Porque considero que, después que el Señor los llamaba, no le tornaban a ofender. Yo no sólo tornaba a ser peor, sino que parece traía estudio a resistir las mercedes que Su Majestad me hacía, como quien se veía obligada a servir más y entendía de sí no podía pagar lo menos de lo que debía.
Sea bendito por siempre, que tanto me esperó, a quien con todo mi corazón suplico me dé gracia para que con toda claridad y verdad yo haga esta relación que mis confesores me mandan (y aun el Señor sé yo lo quiere muchos días ha, sino que yo no me he atrevido) y que sea para gloria y alabanza suya y para que de aquí adelante, conociéndome ellos mejor, ayuden a mi flaqueza para que pueda servir algo de lo que debo al Señor, a quien siempre alaben todas las cosas, amén.

 

PREGUNTAS

                   ¿Cómo leo mi vida?

                   ¿Qué le digo a Dios de mí?

ORACIÓN

                   ¿Qué te puedo yo, decir, Señor?

                   ¿Por dónde empiezo a decirte mi vida?

                   Tú lo sabes todo.

                   ¡Bendito y alabado seas, Señor!

TU ORACIÓN

Te invitamos a comentar este texto de Teresa

Más información en la web:
- ¡SEÑOR, DAME DE ESA AGUA!
- TERESA DE JESÚS, MUJER DE ESPERANZA
- YO SOY EL AGUA VIVA