Misioneros con Teresa de Lisieux

Vigilia de oración para jóvenes.

COSAS QUE HAY QUE PREPARAR

- Un póster grande con el rostro de Teresa.

- Una estampa con su imagen para dar a cada uno de los participantes.

- El lugar de la Palabra.

- Todo lo necesario para la Exposición del Santísimo.

- Velas para los grupos. Un mural donde esté dibujado el Mapamundi. Pétalos de rosas. Trozos de papel de colores y algunos bolígrafos

- Un radio-cassette para escuchar las canciones, que están tomadas del trabajo de Luis Alfredo Díaz, MI VOCACIÓN ES EL AMOR.

ACOGIDA Y PRESENTACIÓN DE LA VIGILIA

Bienvenidos/as a esta vigilia de oración. Sentimos muy viva la presencia de Teresa de Lisieux. Como tantos hombres y mujeres de nuestro tiempo sentimos a Teresa como una de los nuestros. La vemos tan cercana, tan sencilla, tan verdadera, que no nos cuesta sentarnos con ella en esta noche para orar. Uno de los perfumes más hermosos que la Iglesia ha recogido de Teresa ha sido su pasión misionera, que puede se también las nuestra. El Papa Juan Pablo II nos insiste a tiempo y a destiempo en que ésta es la hora de una nueva misión, de una nueva evangelización. Teresa puede ayudarnos a despertar esta conciencia misionera, tan profundamente unida a nuestra condición de bautizados en Cristo. Vamos a recorrer con ella los caminos de la misión, los caminos del Evangelio.

PRESENTACIÓN DE LOS PARTICIPANTES

Motivación: Toda misión comienza con la misma actitud manifestada por la Virgen María en la Anunciación: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38). Abrimos nuestras manos al Señor, a la Iglesia y al mundo, y así permanecemos unos momentos.

Canción: (Mientras se contempla el rostro de Teresa)

LO QUE AGRADA A DIOS EN MI PEQUEÑA ALMA, ES QUE AME MI PEQUEÑEZ Y MI POBREZA. ES LA ESPERANZA CIEGA QUE TENGO EN SU MISERICORDIA.

1. MISIONERA DESDE LA NOCHE

Teresa vivió la noche oscura. Ella, tan amiga de la luz, experimentó durante año y medio la “espesa tiniebla”. Atravesó “un oscuro túnel”. “El Señor permitió que mi alma fuera invadida por las más espesas tinieblas y que el pensamiento del cielo, tan dulce para mí, no fuera en adelante sino misterio de lucha y tormento” (C 5v). Esta experiencia de noche fue misionera porque le permitió acoger los sufrimientos y angustias de los hermanos y hermanas. Teresa se sentó a la mesa de los pecadores, comió con ellos el pan del vacío y la oscuridad. “Vuestra hija os pide perdón por sus hermanos, acepta comer todo el tiempo que quieras el pan del dolor” (C 6r).

Canción: EN ESTA NOCHE, EN LA QUE EL SE HIZO DÉBIL, Y PACIENTE POR MI AMOR, A MÍ ME HIZO FUERTE, FUERTE Y VALEROSA, ME REVISTIÓ DE SUS ARMAS. Y DESDE AQUELLA NOCHE BENDITA NUNCA MÁS FUI VENCIDA EN NINGÚN COMBATE, SINO QUE MARCHÉ POR EL CONTRARIO, DE VICTORIA EN VICTORIA, Y COMENCÉ A VIVIR UNA CARRERA DE GIGANTE.

Actividad: Nos colocamos en silencio y soledad. Hacemos la experiencia de la noche. Nos hacemos estas u otras preguntas:

¿Cuál es mi experiencia de noche, de dificultad, de prueba en estos momentos? ¿Cómo la vivo? ¿Con paz, con agresividad? ¿Me hace más sensible y comprometido/a con las situaciones de noche que viven millones de seres humanos en el mundo?

2. MISIONERA EN LA ESCUCHA Y EL DIÁLOGO

Teresa estuvo muy abierta al diálogo. Se acercó a este encuentro delicado e íntimo con los demás como pobre, con las manos vacías. Esto explica lo que le dijo una religiosa cuando la eligieron, con apenas veinte años, acompañante de las novicias: “Tienes más necesidad de ser dirigida tú misma que de dirigir a las demás”. Sin embargo el testimonio de su hermana Genoveva es muy hermoso: “Todas, a veces, sin confesarlo, gustaban de su dirección, y aunque ésta no estaba hecha de melindres y blandenguerías, se recurría a ella por una natural necesidad de hallarse con la verdad. Algunas religiosas antiguas, deseosas de consejos para sí mismas, iban, como otros Nicodemos, a buscarla en secreto”. Teresa fue misionera en el diálogo con las personas. Aportó su luz, acogió la que le ofrecían. En la escucha mutua se hizo más grande la luz, más luminosa la verdad, más verdadera la vida.

Canción: ME PARECE QUE NUNCA HE BUSCADO MÁS QUE LA VERDAD. ME PARECE QUE NUNCA HE BUSCADO MÁS, ME PARECE QUE NUNCA HE BUSCADO MÁS, ME PARECE QUE NUNCA HE BUSCADO MÁS QUE LA VERDAD.

Actividad: Nos reunimos en grupos para compartir con los demás una palabra de luz y de verdad que estemos viviendo en este momento de nuestra vida.

3. MISIONERA EN MEDIO DE LA IGLESIA

Teresa se colocó de forma activa en medio de la comunidad, la pequeña iglesia doméstica de su convento y de su pueblo. Allí hizo su gran descubrimiento: “Ahora comprendo que la caridad perfecta consiste en soportar los defectos de los demás, en no extrañarse de sus debilidades, en edificarse de los más pequeños actos de virtud que les veamos practicar. Pero, sobre todo, comprendí que la caridad no debe quedarse encerrada en el fondo del corazón. Nadie, dijo Jesús, enciende una lámpara en el candelero para meterla debajo del celemín, sino para ponerla sobre el candelero y que alumbre a todos los de la casa” C 12r). Teresa fue misionera desde el amor diario a las personas que convivían con ella en su comunidad cristiana.

Actividad orante: Los participantes en la vigilia se ponen en camino desde los grupos, con velas encendidas, para formar la comunidad, al estilo de Jesús, como lugar donde todos puedan verse el rostro, puedan acogerse y compartir la palabra a Dios y a los hermanos. Una vez reunidos, se expone el Santísimo

Recorrido orante: - Mirada a Jesús.

Canción: NOSOTROS NO PODREMOS NUNCA HACER POR EL LAS LOCURAS QUE EL HIZO POR NOSOTROS, NOSOTROS NO PODREMOS NUNCA (3).

Escucha de la Palabra: 1Cor 12,21-13,8.

- Homilía breve - Silencio

Oración con una poesía de Teresa:

VIVIR DE AMOR ES DARSE SIN MEDIDA, SIN RECLAMAR SALARIO AQUÍ EN LA TIERRA. YO DOY SIN LLEVAR CUENTAS, ¡MUY SEGURA DE QUE EN AMOR EL CÁLCULO NO ENTRA…! LO HE DADO TODO AL CORAZÓN DIVINO, PURA TERNURA…; ASÍ, LIGERA VOY SIN MÁS CARGA QUE MI ÚNICA RIQUEZA: ¡VIVIR DE AMOR!

Resonancias orantes del texto de Teresa

4.- MISIONERA CON LOS MISIONEROS

El corazón de Teresa siempre estuvo lleno de nombres. Tenía sabor a familia. Se dejó habitar por las personas y las acompañó en el camino. Pero a Teresa se le amplió la vocación misionera cuando se encontró con los misioneros. Estaba un día en el lavadero cuando la Priora le leyó la carta de un joven seminarista que pedía una hermana para que lo acompañara. La Priora le dijo a Teresa que fuera ella la hermana de ese futuro misionero. La alegría de Teresa fue desbordante. “Sentía que en ese aspecto mi alma estaba sin estrenar. Era como si alguien hubiese pulsado por primera vez en ella unas cuerdas musicales hasta entonces olvidadas” (C 32r). Más tarde le encomendaron acompañar a otro misionero. Es famosísimo el episodio que ocurrió en medio de su dolorosa enfermedad: “La enfermera le había aconsejado que se diera todos los días un paseíto de un cuarto de hora por la huerta. Yo me la encontré caminando penosamente, por así decirlo, al límite de sus fuerzas. ‘Harías mucho mejor descansando’, le dije. ‘Es verdad, me contestó, pero ¿sabes lo que me da fuerzas? Pues camino por un misionero. Pienso que allá lejos, muy lejos, tal vez alguno de ellos esté agotado en sus correrías apostólicas, y para aminorar sus fatigas ofrezco yo las mía a Dios’” (Confidencia de Sor María del Sagrado Corazón).

Actividad:

- Teresa llevaba nombres de misioneros en el corazón. ¿Qué nombres de misioneros y misioneras llevas tú? Escoge uno de ellos y escríbelo. Colócalo en un mural grande donde está representado el Mapa Mundi

- Escucha el testimonio de algún misionero, para que se te metan dentro nuevos nombres, nuevos países, nuevas gentes.

- Unidos a Teresa, cada uno de los participantes va aportando su palabra para que surja un manifiesto: DESDE EL EVANGELIO, ¡OTRO MUNDO ES POSIBLE!

Bendición con el Santísimo.

Oración del Padrenuestro con las manos unidas.

Envío misionero, mientras se lee este texto de Teresa.

“Cuando un alma se ha dejado fascinar por el perfume embriagador de tus perfumes, ya no puede correr sola, todas las almas que ama se ven arrastradas tras de ella. Como un torrente que se lanza impetuosamente hacia el océano arrastrando tras de sí todo lo que encuentra a su paso, así, Jesús mío, el alma que se hunde en el océano sin riberas de tu amor atrae tras de sí todos los tesoros que posee” (C 34r).

Mientras todos tienen las velas encendidas en las manos, se esparcen por medio del grupo pétalos de rosas.

Canción: AHORA NO TENGO YA NINGÚN DESEO, SI NO ES EL DE AMAR A JESÚS CON LOCURA (BIS). AHORA NO TENGO YA NINGÚN DESEO SI NO ES EL DE AMAR A JESÚS (BIS).

FOTO

Documentación: MISIONEROS CON TERESA DE LISIEUX