Orar la Biblia hoy. Experiencia GOT

FOTO

“La Escritura se ha de leer e interpretar con el mismo Espíritu con que fue escrita” (DV 12).

I.- A MODO DE ESCUELA

Al estilo de lo que hacía el pueblo de Israel cuando se juntaba para celebrar una fiesta, donde el más pequeño de la asamblea preguntaba a los ancianos por los motivos de la reunión, nuestro grupo también hace preguntas que  ayuden a desvelar el sentido de este encuentro.

1ª pregunta: ¿Es la Biblia un libro de oración?

*        Si la oración es un encuentro con el Dios vivo que sale a buscar al ser humano, ningún libro como la Biblia ha recogido la sonoridad  y estremecimiento de la voz de Dios.

2ª pregunta: ¿Qué aporta la Biblia a nuestra oración?

*        La Biblia nos revela las bases para que podamos tratar de amistad con quien sabemos nos ama; nos muestra claramente que orar es posible en cualquier situación en la que se encuentre el ser humano.

*        Nos trasmite oraciones preciosas, que no son fórmulas del pasado sino expresión de la sed de nuestro corazón.

3ª pregunta: ¿Qué tiene que ver la Biblia con nuestra vida?

*        La Biblia “fue escrita para nosotros” (1Cor 10,11); escrita para nosotros debe hablarnos a nosotros. La Palabra de Dios es para la vida, para hoy; no es una palabra antigua y vieja, como el papiro que la contiene, sino actual y permanente por ser de Dios. Dios no se agota ni se repite, Dios es buena noticia permanente y fresca para el cristiano, la Iglesia y la sociedad de hoy. Escrita para nosotros requiere un constante esfuerzo de actualización.

4ª pregunta: ¿Cómo dar vida al texto para que signifique en nuestro tiempo lo que significó en su época original?

*        La Biblia es nuestro libro de oración, pero a veces no nos es fácil identificarnos con esas oraciones. Para superar estas dificultades precisamos el contacto directo, constante, desinteresado con la Biblia. Y también necesitamos la ayuda de guías que nos enseñen a gustar los parajes misteriosos de Dios. “Dame alguien que me guíe” (Hch 8,31).

5ª pregunta: ¿Cómo es la Palabra de Dios?

*        Por ser de Dios su palabra:   Es viva y eficaz como agua que cae en la tierra y la hace germinar (cf Is 55,10-11).

6ª Pregunta: ¿Qué aporta leer y orar la Biblia en comunidad?

*        La lectura comunitaria es más rica y más plena. La Biblia es experiencia creyente de una comunidad que quiere hacer partícipes a otras comunidades de su fe. de interpretar auténticamente la Palabra de Dios.

7ª pregunta: ¿Cómo acercarnos a la Palabra para que nos ayude a orar?

*        Con el mismo Espíritu que la suscitó. El Espíritu actúa en la Escritura (2Tim 3,16). Por la Palabra, el Espíritu se comunica con nosotros, nos inspira y crea en nosotros los sentimientos de Jesucristo, ora en nosotros con gemidos inefables y produce en nosotros la libertad (cf 2Cor 3,17).

 II.- HACIA LA INTERIORIDAD

 1.- Un lector/a lee estos textos:  

X    “El reino de Dios está dentro de vosotros” (Lc 17,21). Una persona levanta un cirio.  

X    “El roble está latente en el fondo de la bellota” (Ira Progoff). Una persona muestra en sus manos una diminuta semilla.  

X    “Hay almas tan enfermas y mostradas a estarse en cosas exteriores, que no hay remedio ni parece que pueden entrar dentro de sí” (Santa Teresa). Una persona expresa una actitud de recogimiento.  

 2.- Una forma de ponernos en verdad. ¿Cuál es tu nombre? Recordando el encuentro de Jesús con el Geraseno: “Jesús le preguntó: ¿Cuál es tu nombre? Le contesta: Mi nombre es Legión” (Mc 5,)

III.- ENCUENTRO CON LA PALABRA

 1.- La espera de la Palabra: Momento de atención amorosa. El deseo es la antesala del encuentro. La Palabra, como los amigos, requiere atención, respeto, amistad, entrega, silencio, escucha. Esperamos la Palabra en comunidad.

 2.- La nueva creación que trae la Palabra: Momento de fecundidad. Dios nos cuenta su intimidad. La Palabra se hace humanidad. Dios está queriendo hablar con nosotros y decirnos algo. “Voy a escuchar lo que dice Dios” (Sal 85,9).   

 3.- La Palabra busca nuestra respuesta: Momento de responsabilidad, porque la Palabra se encarna en la vida. ¿Qué me hace decirle la Palabra a Dios? ¿Qué voy a decirle a Dios? ¿A qué me voy a comprometer? El verdadero abrazo a la Palabra se lo damos en la vida.

Las respuestas de Juan de la Cruz y de Teresa de Jesús son de admiración profunda, de alabanza y adoración ante el misterio de Dios que se nos ha revelado.   (CB 27,1).  (Vida 4,10).

 4.- La Palabra da nuevas posibilidades a la historia: Momento de futuro. El diálogo con Dios siempre es fecundo. Después de orar la Palabra, podemos mirar el mundo de otra manera y dar visibilidad al proyecto de Dios en la historia. La Palabra orada nos hace descubrir el sentido de las cosas, nos compromete con el Reino.

El fruto del encuentro con Dios es la alegría

El Texto completo del Taller en el Doc. PDF

Documentación: ORAR LA BIBLIA HOY. EXPERIENCIA GOT