Espíritu Santo: Fiesta del Reino

FOTO

LA FIESTA DEL REINO

 

Acogida a todos los que participan en la Vigilia. Se reúne el grupo. Hay un Cirio encendido en medio.

Vigilia en tres momentos

1.- “Sentados bajo una retama”

         Lectura de Elías (1Re 19,1-5a)

         ¿Qué pasa en nuestra vida cuando se apodera de nosotros el desaliento?Cuántas veces, por motivos más o menos secretos, nos marginamos de la vida?¿Cuándo se nos esconde la luz y ya no tenemos fuerzas ni queremos luchar?

         Símbolo: Se apaga la luz. Cada uno/a se dispersa y se sienta bajo una retama.Música de fondo, suave. Así permanecen unos minutos. Se forman grupos de tres o cuatro personas Comentan sus huidas de la vida.

2.- “La brisa suave” 

         Se junta el grupo para escuchar la llamada de Dios.

         Lectura de Elías (1 Re 19,5b-16)

         Se enciende el Cirio en medio del grupo.

         Silencio orante con música suave.

         Cada uno/a se levanta, con calma, y enciende su cirio en el Cirio.

         Se intercalan algunos cantos repetitivos y expresiones orantes al Espíritu.

         PowerPoint: Secuencia de Pentecostés 

3.- “En compañía de María, la madre de Jesús”. 

       María: el regalo del Espíritu, la  mujer del Reino  

         Se hace presente un icono de María y se coloca en medio del grupo.

         El grupo va diciendo nombres de personas con las que queremos acoger el   Espíritu.

         Varias personas van leyendo los textos siguientes: 

- María acoge, en medio del asombro, al Espíritu; abre, de par en par, su corazón y dice su Sí a la historia sorprendente de amor que Dios le presenta.          

       Gesto: Manos abiertas para recibir el don del Espíritu. Con música de fondo.  

       - María se deja mirar por la ternura del Padre, la gracia de su Hijo inunda su pequeñez, acepta ser revestida por el Espíritu.          

      Canto: Decir tu nombre, María,
                 es decir que la pobreza
                 compra los ojos de Dios.
                 María es decir Amor.  

     María canta al Dios que “oculta estas cosas a los sabios y entendidos y se las revela a los sencillos” (Mt 11,25-26). María se compromete en el servicio del Reino desde la pobreza y la gratuidad, y contempla la actuación salvadora del Dios Poderoso sin adueñarse de logros y éxitos.         

      Canto: Letanías al Espíritu con María.   

     - El Reino que María guarda en su corazón como la más hermosa de las perlas preciosas fermenta la historia. Jesús hablará de sal que sazona, de levadura que fermenta, de luz que ilumina toda oscuridad, de paz que desbarata los planes de las guerras. El Reino avanza desde lo más sencillo de la vida humana; no pretende arrollar la historia, sino fermentarla. María avanza en la peregrinación de la fe, dejándose guiar por la luz que ya arde en su corazón.

       Gesto: Todos cierran los ojos para acoger el don que el Espíritu ha dejado en los corazones. 

       - El Reino, que anuncia Jesús y al que María le abre las puertas, va dirigido a los que están en los márgenes de la vida, a aquellos que no tienen ni sitio, ni tarea, ni palabra, ni casa, ni vestido, ni dignidad.  Donde se vive la impotencia de todo tipo, ahí se hace presente Dios, porque Dios es amor. En la casa de todos los desvalidos se  presenta María, porque es vida, dulzura y esperanza de todos.          

       GestoTodos se ponen de pie.         

       Canto:

SE LEVANTÓ MARÍA Y SE PUSO EN CAMINO HACIA LA MONTAÑA.  

      - El Reino le pide a María dar la vida y María lo entrega todo; no se queda con nada para sí, todo lo da. No se va, permanece con nosotros. Camina con nosotros, alienta nuestra esperanza.  

     Símbolo: Una persona entra con flores. Cada uno da una palabra, un gesto a los componentes del grupo, como expresión de que lo que gratis nos concede el Espíritu es para ponerlo al servicio de todos.  

     - El Reino es para María un encuentro gozoso. Su tierra reseca se desborda de alegría y se convierte en un huerto regado. María se pone en camino para compartir su alegría con su prima Isabel y con todos los que han sido visitados por Dios. Las acciones del Dios increíblemente generoso y bondadoso no se pueden callar, hay que pregonarlas y cantarlas por todos los caminos.          

      Gesto: Todos se dan un abrazo y alaban efusivamente al Señor.            

       Canto: ID AMIGOS POR EL MUNDO ANUNCIANDO EL AMOR.

                MENSAJEROS DE LA VIDA DE LA PAZ Y EL AMOR.

                 SED AMIGOS LOS TESTIGOS DE MI RESURRECCIÓN. 

                ID LLEVANDO MI PRESENCIA. CON VOSOTROS ESTOY.

Archivos PowerPoint

Ven, Espíritu divino Descargar 1,4 MB

Más información en la web:
- Espíritu Santo: Dador de Vida
- Espíritu Santo: Todos hemos bebido de un solo Espíritu