Encuentro de Cristo con Pablo: Hch 9,1-22

FOTO

SAN PABLO: Hchs 9,1-22

1.- Saulo, estudiante en los últimos años de su carrera rabínica, es un lanzallamas ortoxodo monoteísta que oyó una blasfemia de boca del judeo-cristiano Esteban (Hchs 7,56). Consigue documentos de policía religiosa de parte de la jerarquía del Templo para arrestar y traer presos a Jerusalén a los judeo-cristianos de Damasco.

Algunos objetan que no ve cómo la policía romana podría permitir que un ciudadano cualquiera llevara presos a otros. Es posible que precisamente por ese detalle podemos sospechar que tuvo que ser hacia el año 36 d. C. cuando se creó un vacío administrativo porque Poncio Pilatos había sido removido del puesto de Procurador y el Legado o Comandante militar de la Región se ausentó para elegir al César que sucedería Tiberio, muerto el 36.

2.- La teofanía, cerca de Damasco.

Un relámpago lo envolvió con su resplandor, cayó a tierra (no se habla de ningún caballo) y oyó una voz.

En todas las teofanías  bíblicas el profeta ve y oye algo, incluso el Profeta Jesús vio los cielos abiertos y la paloma y oyó la frase de Tú eres mi hijo amado.

Saulo dialogó, la luz le cegó por tres días, barriendo toda la teología basura que tenía en su mente:

Saulo, Saulo, ¿por qué ME persigues?

                ¿Quién eres TÚ, Señor?

                                   YO soy

                                 JESÚS

                             a  QUIEN tu persigues.

¿A quién perseguía Saulo?  A los hermanos-cristianos de Damasco

¿Por qué los perseguía? Por su acendrado monoteísmo que no podía aceptar que JESÚS, el cruficado-maldito de Dios, según la Palabra de Dios en Dt 21,22-23, fuera proclamado blasfemamente Señor.

Para el casi-rabino Saulo, ¿quién hablaba siempre en las teofanías (manifestaciones de Dios)? Yahve Shebaôt, el Dios de los Ejércitos.

Por eso, Saulo pregunta ahora ese ¿Quién eres tú, Señor?

Saulo podría esperar algo así como: Yo soy el Señor (Yahvé), como se manifestó a Moisés en Ex 3, pero lo trastornante para Saulo es que ese YO SOY se asocia a Jesús, hijo de José, de Nazaret, crucificado-maldito de Dios.

Aquí, pocos años más tarde, nos dirá Pablo que Dios-Padre tuvo a bien revelarme a su Hijo(Gál 1,16).

¿Cómo puede Saulo perseguir al Señor y dónde lo persigue?  Aquí tuvo una revelación impresionante: persiguiendo a los hermanos de Cristo, Saulo persigue a Cristo. Tras los cristianos está Cristo y lo que se haga al hermano chico se hace al Hermano Mayor, el Primogénito entre muchos hermanos (Rm 8,29).

3.- Debemos poner estructuralmente todas las preposiciones y verbos.

La frase        a quien persigues puede cambiar todas las preposiciones

en lugar del   <a>   todos los verbos

en lugar de   <persigues>. 

En las cartas de Pablo tenemos varias referencias morales referentes al tema. El más claro caso lo tenemos en 1Cor 8. Merece la pena leer todo el capítulo. Habla del caso en que un cristiano liberado de la creencia que el idolotito (carne ofrecida a los dioses) esté contaminada de idolatría y de otro cristiano que aún no está liberado (a quién llama Pablo “de conciencia débil”)

Enfrentándose al fuerte o liberado le dice advierte que empujando al débil a pecar, peca contra Cristo:

Pecando así contra vuestros hermanos, hiriendo su conciencia débil,

  < contra>    Cristo (1Cor 8, 12). 

Caminando con el hermano, <caminas>  Cristo.

Murmurando contra el hermano,   Cristo.

 Señor Jesús, que todo esto que lo sabemos en teoría se pueda convertir en una práctica para nosotros. Damos una especie de rayos X para que en el hermano/a Te veamos a ti y Te ayudemos y no pensemos, hablemos, hagamos algo a Ti. Así sea. (Eusebio Beldarrain).