Espíritu Santo: Te esperamos en oración

AMBIENTACIÓN

- Se prepara el lugar de la oración donde estará los siguientes símbolos: Cirio Pascual; siete velas y un recipiente para hacer fuego. Ambón para la Palabra. Cojín para colocar el icono de María. Cestito con los dones del  Espíritu Santo. (Preparados con anterioridad: pequeñas llamas de cartulinas de colores, en las que están escritos los dones del Espíritu. Cada don de un color: SABIDURÍA, ENTENDIMIENTO, CIENCIA, FORTALEZA, CONSEJO, PIEDAD, TEMOR DE DIOS. Periódico con noticias de vida, ayuda solidaria. El lugar está en penumbra. Se oye música de fondo

ACOGIDA Y MOTIVACIÓN

Acogemos a todos los participantes y les invitamos a colocarse en círculo, a dejar los ruidos y las preocupaciones para centrar la mirada en el momento presente: aquí y ahora.

GESTO: Ojos cerrados y Música de fondo. Hacemos silencio.

Miramos nuestro interior y pedimos la ayuda del Espíritu.

Momento de silencio para limpiar la vida. 
Momento de silencio para superar los miedos.
Momento de silencio para dar nuevas oportunidades al amor. 
Momento de silencio para dar con la hondura donde está la belleza.
Momento de silencio para escuchar otras voces.
Momento de silencio para esperar, con María, una nueva venida del Espíritu.

Lectura de la Palabra: “El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el Espíritu que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios” (Rom 8, 26-27).

Silencio breve

Miramos el mundo y encontramos señales del Espíritu en él: alegría, solidaridad, esperanza. También escuchamos gritos de dolor.

GESTO: con las manos en los oídos escuchamos dos o tres noticias del periódico en las que aparezcan gestos de vida o ayuda solidaria y gentes sufriendo.

  • Muchas las congregaciones religiosas están dando respuestas, según sus carismas, al fenómeno migratorio a través de obras de todo tipo.
  • Israel desbloqueará algunos impuestos palestinos para hospitales. Pretende aliviar la crisis humanitaria en las áreas bajo administración Palestina. El dinero está destinado a la compra de suministros médicos para hospitales. JERUSALEN (Reuters).
  • Atentados dejan varios heridos en Bagdad.
  • Más de 50 personas quedan atrapadas en una mina de carbón china.

Miramos al grupo como símbolo de comunión y de búsqueda

GESTO: nos damos la mano

Canto: EL SEÑOR OS DARÁ SU ESPÍRITU SANTO. YA NO TEMÁIS, ABRID EL CORAZÓN, DERRAMARÁ TODO SU AMOR.  

Acogemos a María y con Ella esperamos al Espíritu

GESTO: Nos ponemos de pie mientras entra una persona con un icono de María

Canto: TODOS PERSEVERABAN EN LA ORACIÓN CON MARÍA, LA MADRE DE JESÚS

Lector: En un mundo roto por los enfrentamientos y deseoso de unidad el Espíritu nos desafía a vivir el proyecto de Dios.

Todos: María, Madre de la Iglesia, ayúdanos a vivir en fraternidad y en paz.

Lector: En la familia, en la comunidad, queremos vivir reconciliados, dar y recibir el perdón, compartir nuestros dones.

Todos: María, Madre de la Iglesia, enséñanos a perdonar y a vivir con alegría.

Lector: María, nos lleva a Jesucristo. Nos abre a la comunión, nos arropa con su ternura, cuida nuestra fe.

Todos: María, Madre de la Iglesia, revístenos de sentimientos de esperanza y de confianza

I.-  EL ESPÍRITU SANTO ES LA FUERZA QUE TRANSFORMA EL CORAZÓN

“El Espíritu es también la fuerza que transforma el corazón de la Comunidad eclesial para que sea en el mundo testigo del amor del Padre, que quiere hacer de la humanidad, en su Hijo, una sola familia”(DEUS CARITAS EST, 19).

Pedimos la venida del Espíritu

Canto: EN NUESTRA OSCURIDAD ENCIENDE LA LLAMA DE TU AMOR, SEÑOR,   DE TU AMOR, SEÑOR.

Lector: (Después de cada estrofa se repite el canto)

Ven, Espíritu Divino, Manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos. Mira el vacío del hombre si Tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos; por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito; Salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.

Lectura de la Palabra: "Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecerse unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería" (Hch 2, 1-4).                   

(Se enciende el cirio, las luces, las siete velas y donde sea posible la llama de fuego)

GESTO: se reparten los dones del Espíritu Santo, mientras se canta o recita el Poema de la Llama

Canto o recitado: 

¡Oh llama de amor viva, / que tiernamente hieres / de mi alma en el más profundo centro! /
pues ya no eres esquiva, / acaba ya si quieres; / rompe la tela de este dulce encuentro¡Oh cauterio suave! / ¡oh regalada llaga! / ¡oh mano blanda! ¡oh toque delicado, /
que a vida eterna sabe, / y toda deuda paga! / matando, muerte en vida has trocado¡Oh lámparas de fuego, / en cuyos resplandores / las profundas cavernas del sentido, /
que estaba oscuro y ciego, / con extraños primores / color y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso / recuerdas en mi seno / donde secretamente solo moras; / 
y en tu aspirar sabroso / de bien y gloria lleno, / cuán delicadamente me enamoras!

II.- EL ESPÍRITU SANTO ES LA FUENTE DE AGUA VIVA

“Al morir en la cruz, Jesús « entregó el espíritu, preludio del don del Espíritu Santo que otorgaría después de su resurrección. Se cumpliría así la promesa de los « torrentes de agua viva » que, por la efusión del Espíritu, manarían de las entrañas de los creyentes (cf. Jn 7, 38-39). En efecto, el Espíritu es esa potencia interior que armoniza su corazón con el corazón de Cristo y los mueve a amar a los hermanos como Él los ha amado, cuando se ha puesto a lavar los pies de sus discípulos, sobre todo, cuando ha entregado su vida por todos”(DEUS CARITAS EST, 19).

ORACIÓN DE ALABANZA

Lector: Todos nosotros caminábamos sin rumbo y sin esperanza; pero el Dios de la Vida derramó en nuestros corazones el Espíritu de la Vida que alienta nuestro desánimo.

Todos: Te alabamos, Señor, por el don de la vida.

 Lector: El que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí, que beba del Agua de la Vida

Todos: Te alabamos, Señor, por el don de la fe.

 Lector: Nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior, aguardando la hora de ser hijos de Dios

Todos: Te alabamos, Señor, por el don de la esperanza.

 Lector: El Espíritu y nuestro espíritu dan testimonio concorde: que somos hijos de Dios

Todos: Te alabamos, Señor, por el don del amor.

 Canto:

EL AGUA DEL SEÑOR SANO MI ENFERMEDAD, EL AGUA DEL SEÑOR JESUS. EL AGUA DEL SEÑOR SANO MI ENFERMEDAD, EL AGUA DEL SEÑOR JESUS.

El que quiera y tenga sed, que venga y beba gratis. El que quiera y tenga sed, beba el agua de la vida. El que beba de esta agua, jamás tendrá sed. El que beba de esta agua, jamás tendrá sed.

 III.- EL ESPÍRITU SANTO ABRE CAMINOS DE COMUNIÓN EN LA IGLESIA

“El amor crece a través del amor. El amor es « divino » porque proviene de Dios y a Dios nos une y, mediante este proceso unificador, nos transforma en un Nosotros, que supera nuestras divisiones y nos convierte en una sola cosa, hasta que al final Dios sea « todo para todos » (DEUS CARITAS EST, 18).

Lectura de la Palabra:

“Nadie puede decir: Jesús es Señor, si no es bajo la acción del Espíritu Santo.

Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu” (1 Cor 12, 3. 12-13).

ACTIVIDAD:

Se reúnen en siete grupos, según el don que han recibido.

Cada grupo recoge una de las siete velas que están encendidas y la coloca en el centro del grupo. Responden a esta pregunta:

¿Cómo puedo vivir este don en mi familia o en mi comunidad, con la ayuda del Espíritu?

Cada grupo elige una forma concreta de vivir ese don para compartirlo en la asamblea. Mientras van presentando cómo vivir el don se intercalan cantos al Espíritu.

IV.- EL ESPÍRITU SANTO NOS ENVÍA AL MUNDO A SER TESTIGOS DE JESÚS

“El amor —caritas— siempre será necesario, incluso en la sociedad más justa. Siempre habrá sufrimiento que necesite consuelo y ayuda. Siempre habrá soledad. Siempre se darán también situaciones de necesidad material en las que es indispensable una ayuda que muestre un amor concreto al prójimo”…“La caridad cristiana es ante todo y simplemente la respuesta a una necesidad inmediata en una determinada situación: los hambrientos han de ser saciados, los desnudos vestidos, los enfermos atendidos para que se recuperen, los prisioneros visitados” (DEUS CARITAS EST,18 y 31).

GESTO: En el centro del grupo, una persona levanta el cirio y otras, las siete velas, mientras lee el lector.

Lector: Los cristianos de este siglo seremos “testigos del amor”.Y sólo nos creerán si vivimos así. Si nos amamos como hermanos y en comunión entre nosotros.

Lector: No podemos quedar insensibles ante los problemas de la paz, amenazada con la pesadilla de guerras y de violencias. No podemos quedar al margen de las amenazas de un desequilibrio ecológico en el planeta.

Lector: Nos comprometemos a cuidar la vida en todas sus manifestaciones; tener gestos de acogida y respeto con las personas que vivimos, y con aquellas que tienen una cultura y religión diferente;   manifestar un corazón solidario con los problemas que afectan a cada ser humano.

 Canto final.   

ID AMIGOS POR EL MUNDO ANUNCIANDO EL AMOR. MENSAJEROS DE LA VIDA DE LA PAZ Y EL AMOR. SED AMIGOS LOS TESTIGOS DE MI RESURRECCIÓN. ID LLEVANDO MI PRESENCIA. CON VOSOTROS ESTOY

Más información en la web:
- Espíritu Santo: Dador de Vida
- Espíritu Santo: Todos hemos bebido de un solo Espíritu