Taller 3: Mi vida laical en el Carmelo Misionero

Para Laicos

Buscamos compartir la experiencia de muchos laicos que siguen a Jesús desde la Orden del Carmen y el Carmelo Misionero

Objetivo: Reflexionar sobre el papel del laico en la Iglesia y en el mundo como uno de los desafíos más importantes para la Iglesia de hoy y como ese compromiso laical se puede vivir dentro de una comunidad especial como el Carmelo Misionero.

1. TESTIMONIO:
“Mi experiencia de Jesús desde el Carmelo Misionero

“Mi vida transcurría hace mucho tiempo desde una vivencia religiosa como cristiana y como practicante, con manifestaciones propias y expresiones de religiosidad popular que tranquilizaban mi alma y me hacían pensar que todo estaba bien. Fue un día cuando verdaderamente conocí en profundidad lo que significa un verdadero encuentro con Jesús, como experiencia de vida y como razón de ser de un proyecto espiritual y ese día fue cuando tuve la fortuna de conocer el Carmelo Misionero Seglar; al principio se me presentó como un grupo más, pero fue su dinámica y el proceso que desarrolló en mí, para ir encontrando a Jesús cada día más y para ser consciente de que siempre se puede avanzar en el camino de la fe y que cuando esta fé se vive desde una familia como es el CMS, es mucho más alegre y gozosa. Fui comprendiendo lo que significa verdaderamente la Iglesia y qué es la comunión como un componente fundamental de la espiritualidad carmelitana-palautiana.
Hoy después de muchos años de seguir a Jesús al estilo de Francisco Palau se que he podido llegar a muchas personas, que he tratado de transformar mi esposo, mis hijas, mi familia, mis amigos y sobre todo que he cambiado yo misma.
Cada vez compruebo más que la vida es más bella cuando se sigue a Jesús desde una familia espiritual, y que ésta se constituye en un punto importantísimo y en un apoyo fundamental para vivir la vida de fe, en un compromiso eclesial”. Una integrante del Carmelo Misionero Seglar

2. INTRODUCCIÓN:

Han pasado ya los tiempos en que los laicos se definían como no clérigos y como no religiosos en el marco de una eclesiología de poderes y jerarquías. Poco a poco, se va elaborando una teología del laicado que no es una mera aplicación o derivación de la del sacerdocio y se va superando el viejo dualismo entre los clérigos, a los que pertenecería el ámbito de la Iglesia. El vaticano II no sólo ha sido el concilio en toda la historia que más ha hablado de los laicos, sino también el que ha hecho un esfuerzo mayor por superar la subordinación de la teología del laicado a la del ministerio sacerdotal. El concilio plantea una eclesiología de comunión, desde una teología de la Iglesia como pueblo de Dios
* ¿Cómo diseñar hoy el estilo de vivir de acuerdo con nuestra vocación laical?

3. ILUMINACIÓN BÍBLICA:

“Revestíos del hombre nuevo… como elegidos de Dios, santos y amados… Revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección” (Cfr. Col 3, 3 – 17) Revestíos más bien del Señor Jesucristo (Rom. 13 -14).

PRECISANDO TÉRMINOS:
Continuamente confundimos los términos laicos y seglares, veamos que nos dice el Diccionario de términos religiosos y afines, Editorial Verbo Divino, San Pablo. Aquilino de Pedro, 5ª edición, Madrid, año 2000.

LAICO: del griego laos: pueblo

En la Iglesia designa a los cristianos que realizan su misión en las tareas ordinarias del mundo: vida matrimonial, política, artística, científica, en contraposición a las tareas específicas del clero.
Con todo, no se ha logrado una definición satisfactoria, pues muchas de estas tareas también las ejercen los clérigos, y algunos laicos(los consagrados en la vida religiosa a través de los votos: castidad, pobreza y obediencia), renuncian a algo normal y hasta específico del lacio, como el matrimonio y la política.
De ahí que a veces se definiera el laico como “el que no es clérigo”, pero esta era una definición negativa e inapropiada. Por esto algunos prefieren hablar de “tareas laicales” y “tareas o ministerios clericales”.

SEGLAR: “Es el bautizado que cumple su misión cristiana en medio de la realidad del mundo: familia, política, negocios…. Es equivalente a laico, aunque con mayor precisión en el significado, pues laico se amplia también a los religiosos que no tienen ministerio sacerdotal, lo que no sucede con los seglares

5. DESCUBRE TU MISIÓN EN LA IGLESIA DESDE EL CARMELO MISIONERO SEGLAR:
Situarse es encontrar el sentido de su vida: “Para qué nos juntó el Señor en esta casa” (C 3,1). Esta tarea es fundamental porque supone dar con el Espíritu que “me ha ungido para...” (Lc 4,18). “Veo los tiempos de manera que no es razón desechar ánimos virtuosos y fuertes, aunque sean pasajeros” (CE 4,1).

El C.M.S.

es una Asociación de Laicos promovida por la Congregación de Hermanas Carmelitas Misioneras, nace en la Iglesia y para la Iglesia, pertenece a la familia del Carmelo y se inspira y bebe de la rica espiritualidad del Carmelo como son Santa. Teresa, Santa Teresita, San Juan de la Cruz, el Beato Francisco Palau y otros. Tiene como finalidad promover y potenciar la vida y misión del Laico en la Iglesia. La Asociación tiene sus fuentes de inspiración en la Palabra de Dios, en el Magisterio de la Iglesia y en la espiritualidad propia del Carmelo y en Francisco Palau, nuestro amigo y fundador quien propuso un camino especial para vivir en la Iglesia.

6. “EN EL CARISMA DEL CMS, MISTERIO DE COMUNIÓN EN LA IGLESIA, DESCUBRO A DIOS Y A LOS PRÓJIMOS”.
La comunión es el gran sueño de Dios, es el don del Espíritu en nuestros corazones y comunidades. Jesús, fue y es la gran respuesta de Dios Trinidad a la sed de paz y amor presente en todos los pueblos de la tierra. Nos enseñó con su vida y palabra que “Uno solo es vuestro Padre y todos vosotros sois hermanos” (Mt 23,9)

Hoy Jesucristo les repite la expresión que hizo a otras personas: “ID TAMBIÉN VOSOTROS A MI VIÑA” , El, a través de nosotros, le invita a participar y pertenecer al C.M.S. y a tener una experiencia de encuentro con Jesús.

El Papa Juan Pablo II, nos invita a hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión, y nos señala que la “Espiritualidad de la comunión es una mirada del corazón hacia el misterio de la Trinidad que habita en nosotros, y cuya luz ha de ser reconocida también en el rostro de los hermanos y hermanas que están a nuestro lado, a quienes hay que valorar como un regalo, como un don” (Juan Pablo II, NMI, 43).

· Busca tu tarea como laico dentro de la Iglesia. Y si ya la has encontrado, recréala.
· ¿Cómo percibes la presencia del laico en la Iglesia de hoy?
· Busca un símbolo que pueda expresar tu presencia en la Iglesia hoy y lo que entiendes por comunión?

7. FRANCISCO PALAU NOS HABLA:

“Oh que dicha la mía. Te he ya encontrado. Te amo, tú lo sabes: mi vida es lo menos que puedo ofrecerte en correspondencia a tu amor. Mi corazón fue creado para aarte, ahí le tienes, tuyo es, te ama. Yo te amo y tú sabes corresponder a tu amor a mi amor: yo sé que me amas con amor puro y leal firme e invariable.

Yo ya no soy cosa mía, sino propiedad tuya; porque te amo, dispón de mi vida, de mi salud y reposos y de cuanto soy y tengo…”

8. OREMOS:

Oh Dios que has llamado a tu Iglesia a hombres grandes en virtud,
como el Padre Francisco Palau para que luchen incansablemente
por la extensión de tu Reino.
Ayúdanos a nosotros a ser laicos comprometidos,
haciendo de nuestras familias y comunidades,
Iglesias nuevas, donde todos encuentren un lugar
y donde estén al servicio de Dios y de los prójimos misterio de comunión.
Haz que construyamos el Reino siendo luz y sal de la tierra
y viviendo “por y para la Iglesia”, contando siempre
con la maternal intercesión de la Reina y Madre del Carmelo.
Así sea.  Amén.

“El conoce nuestra masa, se acuerda que somos barro”  (Salmo 102, 14).

CARMELITAS MISIONERAS: Comisión de Evangelización (Proyecto Formación de Laicos) Provincia Santa Teresa del Niño Jesús Bogotá - Colombia.