15. María presenta a Jesús

 

  • La fuente ofrece el agua, la tierra entrega su hondura, el árbol regala su fruto. ¿Qué da el ser humano?
  • María presenta lo nuevo. Ofrece en gratuidad a Jesús, como luz y salvación. Sólo quien aprende a regalar, siente en su interior la fuente escondida de la que brota todo don.
  • El silencio de Dios es el fenómeno más fuerte de Occidente. Presentar a Dios es el mayor servicio al mundo de hoy. "La nueva evangelización, como la de siempre, será eficaz si sabe proclamar desde los tejados lo que ha vivido en la intimidad con el Señor" (Juan Pablo II).



Parábola:

"Un monje andariego halló, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día se encontró con un viajero, vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó: Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta joya, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí " (T. de Mello).

FOTO



"Unos magos de oriente... entrando en la casa; vieron al niño con María su madre" (Mt 2,11).
"Cuando se cumplieron los días en que debían purificarse, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor" (Lc 2,22-23).

 

  • María nos presenta a Jesús y la cruz o el amor aparecen en el horizonte.
  • María nos presenta a Jesús y aparece junto a nosotros la sorpresa de un Dios que camina a nuestro lado.
  • María ofrece a Jesús a todos los pueblos: se hace negra, se hace gitana, se hace india, se hace china... se hace mujer de pueblo.
  • María se hace peregrina con el pueblo que camina hacia el reconocimiento de su dignidad humana y su filiación divina.
  • María, en cada una de las ermitas donde se se venera su imagen, se hace lugar de encuentro; en torno a ella la fe se hace cultura.
  • El pueblo sencillo y pobre ha sabido reconocer en María el rostro materno de Dios, de un Dios misericordioso que oye el clamor de los necesitados y se abaja y acerca a su dolor. 
  • Palabra de la Iglesia a María: "Muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre" ¿Qué otra cosa puede y quiere darnos María sino a Jesús? ¿Qué otra cosa puede darnos sino la gracia? Se multiplica el gozo cuando nos comunica el mejor fruto de su vientre. Queremos ver a Jesús. Muéstranos en tus ojos a Jesús. Queremos contemplar en tus ojos la belleza de Cristo. Muéstranos a Jesús para verlo cara a cara. No te pedimos nada más, ni salud, ni buena suerte, ni riquezas ni abundancia de la tierra. Sólo queremos mirarte y pedirte que nos muestres en el brillo de tus ojos a Cristo, al Cristo que llevas dibujado en tus entrañas de madre.



Y TU, MARIA, HAZME MUSICA DE DIOS.
Y TU, MARIA, ANIMA TU LAS CUERDAS DE MI ALMA.
ALELUYA, AMEN.

 

María de Nazaret, cantadora del Magnificat, Servidora de Isabel:
¡quédate también con nosotros, que está por llegar el Reino!
Quédate con nosotros, María, con la humildad de tu fe, capaz de acoger la gracia;
quédate con nosotros con el Espíritu que te fecundaba la carne y el corazón.
El mundo se ahoga en el mar del ruido y no es posible amar a los hermanos
sin un corazón callado y atento.
Haznos comprender que el servicio sin silencio es alienación,
y que el silencio sin entrega es comodidad.
Envuélvenos en el manto de tu silencio y comunícanos la fuerza de tu Fe,
la altura de tu Esperana, y la profundaid de tu Amor" (Casaldáliga).



"Ser testigo es crear misterio, es vivir de tal modo que tu vida resulte inexplicable si Dios no existe" (Cardenal Suhard).
"Que nuestra vida compartida y entregtada sea tu sonrisa, María, sobre el mundo" (Homilética).
"No basta poseer el sol, si no somos capaces de darlo" (P. Claudel).
"Amor y verdad son las dos caras de Dios. La verdad es el fin; el amor el camino" (Gandhi).