Hacia la Pascua del Señor

FOTO

La Pascua de Jesús significa el paso de la muerte a la vida, del pesimismo a la esperanza, de las tinieblas a la luz, del pecado a la amistad con Dios. En esta Cuaresma nos queremos preparar para celebrar la gran fiesta de la Luz, de la Vida: LA RESURRECCIÓN DE CRISTO NUESTRO SALVADOR. Es tiempo de cambio, de conversión, de transformación.

Ambientación: Una gran cruz, el cirio pascual y velas. Los niños escriben sus nombres en trocitos de cartulinas y una cestita.

Objetivos: Juntos miramos a la cruz de Jesús, queremos:

-Agradecerle la Vida - Cambiar de rumbo - Dejar las Tinieblas y caminar a la Luz de su Palabra - Ser sus testigos valientes, ser personas de donde broten el amor, la bondad y el servicio a los hermanos. - Vivir y ser instrumentos de comunión con los que nos rodean.

Acogida. Bienvenidos todos, nos hemos reunidos en el nombre de Dios que es Padre bueno que nos ama, de Jesús su Hijo, amigo de los niños, y del Espíritu Santo que guía nuestras vidas. Queremos empezar juntos este tiempo que nos regala la Iglesia, el camino de la Cuaresma. Vamos a dar gracias a Jesús, que, por su muerte nos dio la Vida. Le diremos nuestros deseos: queremos seguir sus pasos, vivir como hijos de la Luz, en la familia, con los amigos y en el trabajo

Canto de entrada: Caminaré en presencia del Señor

El Monitor explica: Vamos a expresar nuestro agradecimiento a Jesús, para ello cada niño colocará su nombre en un cestito, junto a la cruz, signo de su agradecimiento a Jesús que entregó su vida en la cruz por amor a todos.

Salmo 24: Leer a dos coros

Señor, enséñame tus caminos. Instrúyeme en tus sendas. Haz que camine en la verdad. Enséñame, porque tú eres mi Dios Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas. Acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. El Señor es bueno y es recto, y enseña el camino a los pecadores. Hace caminar a los humildes con rectitud. Enseña su camino a los humildes

Cuento. Se puede escenificar entre: Dos Adultos (Luz y Tiniebla) 1 Narrador y 1 Lector

Tiniebla: Yo soy la sombra, la oscuridad
Luz: Yo soy la Luz
Tiniebla: De noche nací y en ella vivo, camino a escondidas para engañar y hacer mis conquistas
Luz: Soy clara como el sol y transparente como el agua limpia. Desconozco las miradas turbias. Creo en la sabiduría de los pequeños
Tiniebla: Por eso muchos se ríen y se compadecen de ti
Luz: Yo no quiero otras armas que la paz, ni otros deseos que la bondad y la mansedumbre, mi fuerza está en la verdad y, en el servir a todos, encuentro gozo y alegría
Tiniebla: Presumes de claridad, pero en el fondo eres triste, porque sacrificas toda tu energía para iluminar caminos ajenos y no se nota nada.
Luz: No existe mayor gozo que el de la entrega a los demás
Tiniebla: Desengáñate. Conozco el corazón humano y desde el origen del mundo ocupo un lugar importante en el, como lo habrás comprobado gano terreno cada día.
Luz: Un ciego no puedo guiar a otro ciego. Si los hombres hubieran preferido hasta hoy caminar en las Tinieblas, hace tiempo que se hubiese destruido su raza.
Tiniebla: Todo llegará ignorante Luz. A poco que los hombres miren el mundo y todo lo que les rodean, se darán cuenta que viven en el caos, la incertidumbre, prevalece el egoísmo, no existe el amor ni la solidaridad
Luz: Al contrario, los hombres son reflejos del Amor del Padre, yo puedo brotar en su interior, desde dentro en cualquier instante, para que vean sus buenas obras y den gracias al Padre (Mt 5, 16)
Tiniebla: No tienes memoria. ¿Es que ya te olvidas de que una vez viniste al mundo, y los hombres me prefirieron a mí? (Jn 3,10)
Luz: Reconozco que una vez vine a mi casa muchos me rechazaron. Sin embargo, otros me recibieron y creyeron en mí (Jn 3,11-12) Desde entonces me instalé preferentemente en el alma de los pobres que me abrieron sus puertas.

Narrador En aquel lugar habían unos pastores que pasaban la noche a la intemperie, velando por turno su rebaño. La gloria del señor los envolvió de claridad y se asustaron mucho, pero un ángel les dijo:
Luz: “No temáis, mirad que os traigo una buena noticia, una grana alegría para todo el pueblo: Hoy os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor”.

Narrador De pronto aparecieron un gran número de ángeles que alaban a Dios cantando: Gloria, gloria a Dios en el cielo, Narrador Se puede cantar todos juntos: Gloria, gloria a Dios en el cielo Narrador ¡Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo! Su entrañable misericordia nos ha enviado el Sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en tinieblas de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz…(Lc 1, 68 y 78) Tiniebla: En tono burlón: Muy bonito y conmovedor, un episodio de fábula, sí luminosa. Pero quiero preguntarte ¿tiene vuestro Salvador un remedio para este mundo de violencia y desigualdad abocado a la superpoblación, a la degradación del medio ambiente y a la guerra? Luz: "Yo soy la Luz del mundo: El que me sigue no caminará hacia la muerte, sino que tendrá la Luz, que es la vida” (Jn 8, 12) Al que escucha mi palabra pero no la cumpla, yo no seré yo quien le condene, porque yo no he venido a condenar al mundo sino a salvarlo” (Jn 12, 46) Tiniebla: Eso es demasiado para mi nublada mente, un defensor del amor que terminó en la cruz, no lo entiendo ni lo podré entender nunca, es demasiado ¡Adiós, Luz. Adiós!, ¡hasta nunca! Luz: No, hasta pronto Tiniebla. Recuerda que nuestras despedidas no son definitivas. Las dos convivimos en el corazón de cada ser humano

Narrador. Esta es también nuestra historia, la historia de cada unos de nosotros, vivimos este combate entre Luz y Tiniebla. Compartimos en pequeños grupos Nuestras luchas, dificultades, tentaciones y aciertos Momento de silencio y reflexión personal Se puede poner un fondo musical

¿Quién habita en mi interior? ¿La Luz? ¿La Tiniebla? ¿No sería la Cuaresma un buen momento para rechazar la Tiniebla y dar de nuevo paso a la Luz? La Tiniebla es decir NO a Jesús, la Luz es decirle que SI

Signo. Nos levantamos todos juntos y nos acercamos a la cruz, para manifestar nuestros deseos de conversión, cada niño dice a su vez, SI JESÚS y se coloca en círculo en torno a la cruz Canto Si me levantaré volveré junto a mi Padre Petición de perdón En este momento se puede invitar a los niños a pedir perdón, en voz alta, Puede también tener lugar un tiempo para el sacramento de la Reconciliación, después nos damos todas las manos, para manifestar nuestros deseos de ser hermanos.

Palabra de Dios. Nos ponemos de pie para escuchar la Palabra de Dios Lector:

El primer día de la semana, muy temprano, unas mujeres fueron al sepulcro, pero no encontraron allí al Señor. En ese momento vieron a su lado a dos ángeles, llenos de Luz: se asustaron y no se atrevían a levantar los ojos. Entonces los ángeles les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? Está vivo, RESUCITÓ

El grupo de niños acoge el anuncio del ángel con un gran aplauso El celebrante enciende el cirio pascual recordando la presencia viva del Resucitado entre nosotros. Cada niño va a encender su vela al cirio pascual, renovando su fe en Jesús y su deseo de caminar en pos de El