5. ¡Llena de Gracia!

 

  • Para muchos de nuestros contemporáneos la oferta de satisfacción que presenta la sociedad actual cuenta más que las promesas que hace la religión. El consumo, el bienestar y el confort tienen más influjo que la gracia.
  • Por otra parte, sigue vigente la opinión de "para enriquecer a Dios debe empobrecerse el hombre!; para que Dios sea todo, debe el hombre ser nada"! (Feuerbach).
  • ¡Cómo se hará hoy el Espíritu del Señor un hueco en nuestro mundo para hablar al ser humano de paz de justicia, de salvación y amor!
  • ¡Cómo recogerán los hombres y mujeres esta oferta de plenitud de Dios para pasar del escepticismo y de la defensa de los propios intereses a una vida de generosidad a favor de los demás!
    "El porvenir de la humanidad está en manos de quienes sepan dar a las generaciones venideras razones para vivir y razones para esperar" (GS, 31)

 

Relato:

"Un día Dios llamó a tres personas y les regaló a cada una un pequeño frasco que contenía el perfume de la Vida Eterna. La primera de ellas, abrumada por tal regalo del mismísimo Dios, fue corriendo a por una cadenita de oro para colgarse el pequeño frasco del cuello. Eso le recordaría a Dios y le haría tenerlo siempre presente. La segunda marchó deprisa a su casa, derramó el perfume en un recipiente y comenzó a analizar su composición química hasta obtener la fórmula. Se la aprendió de memoria e hizo que los demás también se la aprendieran para que supieran en qué consistía el perfume de la Vida Eterna. La tercera persona abrió el pequeño frasco y vació todo el perfume sobre su cabeza y se marchó a perfumar el mundo".

FOTO

 

"Llena de gracia... Ella se conturbó por estas palabras...
El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios" (Lc 1,28-30).

 

  • Llena de gracia... es el nombre propio que Dios da a María. Llenos de gracia... es el nombre que Dios nos da a cada uno.
  • Llena de gracia significa llena de Dios, llena del reino, llena de todos los preferidos de Jesús.
  • De la gracia brota el agradecimiento; la vida del cristiano se convierte en eucaristía, en entrega generosa de la vida.
  • La gracia, que trabaja nuestro corazón, sale afuera y se convierte en anuncio gozoso de Jesús al mundo.  

 

  • Palabra de la Iglesia: "La maternal intercesión de María, su santidad ejemplar, y la gracia divina que hay en Ella, se convierten para el género humano en motivo de esperanza" (Marialis Cultus, 57). "Es imposible honrar a la llena de gracia sin honrar en sí mismo el estado de gracia, es decir, la amistad con Dios, la comunicación con El, la inhabitación del Espíritu" (Marialis Cultus, 57).

 

Sin ti, María, no habría luz
Sin ti no habría una sonrisa
Sin ti el mundo sería como un paisaje sin luz,
Un día sin sol, un rostro sin sonrisa

 

María, tú eres un ser humano, como nosotros.
Un ser humano, completamente abierto, abierto de par en par, limpio para la acogida.
Te has puesto en manos de Dios de forma audaz, sin límites, sin temor a tu propio destino.
María, eres una mujer que escucha y ora.
Todo tu ser se mantiene despierto, atento a las múltiples y tenues llamadas del Dios vivo.
María, tú te abres para acoger la gracia.
Por eso amas con la amplitud y magnanimidad del verdadero amor.
María, llevas a Jesús en tus entrañas. Tu vida lo refleja.
Eres anuncio de plenitud para el ser humano.
Santa María, ruega por nosotros.

 

A pesar de todo, apuesta hoy por la esperanza.
Brinda y trabaja por la paz, por la ternura, por la solidaridad, por todo aquello que hace presente en el mundo la misericordia entrañable de Dios.