16. Oración, trato de amistad

La elección de la palabra “amistad” para todo lo relacionado con la oración es un gran acierto. La oración en clave de amistad no entra en el mercado de lo útil o necesario, se desarrolla en el terreno de la gratuidad. La amistad está al alcance de todos: “no todos son hábiles para pensar, todos lo son para amar” (Teresa de Jesús).

La amistad nos realiza como personas: la amistad con Dios y la amistad con los demás. Dios, amigo del hombre. Limpiar el rostro de Dios, una primera tarea. Necesidad que tiene el mundo de hoy de encontrarse con un Dios amigo del hombre, cosa que no siempre ha sido ni es así. Dios es amor (1 Jn 4,8).

Amor, que se ha hecho visible en Jesús, y persona en el Espíritu Santo. Dios nos llama a su amistad. Nos amó primero, nos eligió, nos abrió las puertas de su amistad, ofreciéndonos en su Hijo al Amigo verdadero (Jn 3,16; Rm 5,8), el que dice: “A vosotros os llamo amigos” (Jn 15,15). 

Sigue el texto en el Doc PDF

FOTO

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Dedicamos unos momentos a recordar a nuestros amigos: “Quien quiere tratar con Dios tiene que aprender a tratar con el hermano”.

- Para abrirnos a una presencia: “Mientras pudiereis no estéis sin tan buen amigo”

- Y sentirnos mirados: “Nunca quita el Señor los ojos de vosotros”. 

- Lectura de la Palabra: (Jn 4,10). “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva” 

Documentación: 16.- ORACIÓN, TRATO DE AMISTAD CON DIOS