Orar en Cuaresma

En la Cuaresma la Iglesia nos ofrece 40 días para vivir con Cristo una experiencia de desierto.

Recordamos los 40 años que el pueblo de Israel caminó por el desierto hacia la tierra prometida.

Durante este largo tiempo, el pueblo de Dios, guiado por Moisés, tuvo hambre y sed, a veces se desanimó, pero por encima de todo experimentó la cercanía y la ternura de su Dios.

La Iglesia en este tiempo de Cuaresma nos invita

  • Vivir con toda la comunidad de creyentes una experiencia de acercamiento e intimidad con DIOS.
  • Ponernos en camino para celebrar con un corazón renovado la Pascua del Señor.
  • Vivir abiertos a los acontecimientos de la vida, dispuestos y decididos a construir el Reino.

La Iglesia en este tiempo de Cuaresma nos ofrece un tiempo de gracia:

  • tiempo de oración y alabanza a Dios • tiempo de conversión, de dejar lo superfluo y caminar en la verdad
  • tiempo de quitar las máscaras y dejar que se transparente la imagen de Dios, que llevamos en el interior
  • tiempo de acercarnos a los demás, abriéndonos a sus necesidades. El Señor quiere reconfortar y salvar a todos.

¿Cómo viviremos este camino de Cuaresma en familia y con los niños?

Este camino de conversión empieza el miércoles de ceniza. El pueblo de Dios, la familia, cada uno de nosotros tiene que ponerse a la escucha de Dios, orientarse hacia El, cambiar de vida. Sabemos que es un tiempo largo, y que es necesario alentar y sostener siempre el esfuerzo de los más pequeños. Lo haremos escuchando y meditando lo que nos dice Jesús, siguiendo sus huellas. Jesús pasó 30 años en Nazaret donde trabajó como carpintero, en una vida oculta y ordinaria, junto a José y María. Su vida pública duró solo 3 años. La inició con una experiencia fuerte de desierto, donde superó las tentaciones del maligno.

¿Qué hace Jesús en el desierto?

  • Ora a su Padre, hace penitencia, experimenta las tentaciones.
  • Ora Mt 6,5 Tú, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
  • Hace penitencia Mt 6,16 Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
  • Vence las tentaciones Lc, 1-13 Jesús volvió de las orillas del Jordán lleno del Espíritu Santo y se dejó guiar por el Espíritu a través del desierto, donde fue tentado por el demonio durante cuarenta días. En todo ese tiempo no comió nada, y al final sintió hambre. Entonces el diablo le dijo: "Si eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan." Jesús le contestó: "Dice la Escritura: El hombre no vive solamente de pan." Lo llevó después el diablo a un lugar más alto, le mostró en un instante todas las naciones del mundo y le dijo: "Te daré poder sobre estos pueblos, y sus riquezas serán tuyas, porque me las han entregado a mí y yo las doy a quien quiero. Si te arrodillas y me adoras, todo será tuyo." Jesús le replicó: "La Escritura dice: Adorarás al Señor tu Dios y a él sólo servirás." A continuación el diablo lo llevó a Jerusalén, y lo puso en la muralla más alta del Templo, diciéndole: "Si tú eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, pues dice la Escritura: Dios ordenará a sus ángeles que te protejan; y también: Ellos te llevarán en sus manos, para que tu pie no tropiece en ninguna piedra." Jesús le replicó: "También dice la Escritura: No tentarás al Señor, tu Dios." Al ver el diablo que había agotado todas las formas de tentación, se alejó de Jesús, a la espera de otra oportunidad.

En nuestro caminar hacia la Pascua Seguimos sus huellas. Queremos hacer lo que Él hizo.

Oración Señor, en este tiempo de Cuaresma, que nos regalas, enséñanos a reconocer tu presencia entre nosotros, agradecer tus dones, a dominar el egoísmo y el afán de suficiencia, a repartir nuestros bienes con los necesitados.

Pautas pedagógicas PARA EL CAMINO DE LA CUARESMA

Leer y compartir la Palabra de Dios con los niños, preguntarles qué es lo que entienden, que lo expresen con sus palabras.

¿Cómo llevaremos a la vida lo que la Palabra de Dios nos ha dicho?

Tener cada noche un momento de oración en familia, leer juntos un SALMO.

Podemos hacer un "CAMINITO" de Cuaresma en una hoja o en una cartulina, según el modelo que os ofrecemos. Según la edad de los niños se puede: - buscar una palabra del Evangelio y copiarla en el cuadro - hacer un dibujo ilustrando la Palabra de Dios - los más pequeños, pueden colorear un recuadro con colores cuando se parecen más a Jesús: ayudo, comparto, perdono, rezo, digo la verdad etc…