Preparar el Adviento

FOTO

“ La solicitud por el niño, incluso antes de su nacimiento, desde el primer momento de su concepción y, a continuación, en los años de la infancia y de la juventud es la verificación primaria y fundamental de la relación del hombre con el hombre” (Juan Pablo II). “La acogida, el amor, la estima, el servicio múltiple y unitario material, afectivo, educativo, espiritual a cada niño que viene a este mundo, deberá constituir siempre una nota distintiva e irrenunciable de los cristianos, especialmente de la familias cristianas; así los niños, a la vez que crecen “en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres”, serán una preciosa ayuda para la edificación de la comunidad familiar y para la misma santificación de los padres” (GS, 48) .

Con el tiempo de ADVIENTO iniciamos con toda la gran familia de Jesús: La Iglesia, el nuevo año litúrgico 2005/2006. Jesús nos invita a todos a estar despiertos, a velar. A prepararnos con alegría para su Venida. “PREPARAOS, VIENE NUESTRO SALVADOR” Juntos tenemos que recorrer un camino, durante estas cuatro semanas de espera para la gran fiesta de Navidad... Es un tiempo de profundo gozo, de alegría y de esperanza. El viene y puede cambiar nuestras vidas. Es un buen momento para reunirse en familia, en la catequesis y buscar juntos cómo prepararnos para esta VENIDA.

Sugerencias: En nuestras casas todos tenemos espacios propios para comer, descansar, estudiar, ver la tele y divertirnos... ¿Aunque es cierto que Dios está en todas las partes, no sería bueno tener también un espacio, un lugar específico para El en nuestras casas? El tiempo de Adviento puede ser favorable para introducir en el hogar o en la sala de catequesis este espacio o “Rincón de DIOS”. Coloca una pequeña imagen de la Virgen María con el niño Jesús, una planta, unas velas. En ese lugar se junta la familia, el grupo para orar a Dios. Pedir, alabar, dar gracias... Preparar el Calendario de Adviento: Recortar tantas casitas como días de Adviento, numerarlas y pegarlas en una cartulina, en un caminito que nos lleva a Belén.

FOTO