Fiesta de todos los Santos

Cuando hablamos de la fiesta de todos los Santos pensamos siempre en la muerte, en los seres queridos desaparecidos y en los cementerios. Es una ocasión importante para hablar con los niños de la muerte y de los Santos. La muerte, pronto o tarde, toca a los niños. ¿Qué debemos contestarles? ¿Con que palabras? Muchas veces nos vemos desconcertados delante de la muerte, eludimos, huimos y escondemos esta cruda realidad a los niños. Es importante darles respuestas auténticas, permitiéndoles expresar su sufrimiento y hacer ellos también el luto. Los familiares tienen un papel importante: el de escuchar, evocar y recordar al difunto, nuestra relación con la persona sigue, existe pero ha cambiado de naturaleza, también se puede decir que no lo sabemos todo sobre la muerte, es un misterio... Es el momento de afirmar la fe y la esperanza en la Vida Eterna, un día gozaremos con Dios en el cielo y con los hermanos para siempre...

“Los justos se alegran, gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría. Bendito el Señor cada día, Dios lleva nuestras cargas, es nuestra salvación. Nuestro Dios es un Dios que salva, el Señor nos hace escapar de la muerte.”Sal 67, 4; 20-21

¿Quiénes son los Santos? Niños y niñas, hombres y mujeres que han respondido a la llamada de Dios, intentando vivir las Bienaventuranzas, compartiendo la ternura de Dios con todos los hombres. Están ahora junto a Dios. Son una multitud, gentes sencillas, muchos de ellos, no han hecho nada extraordinario, sino con sus actos y palabras han repartido luz y alegría en la vida de cada día, son ejemplos y testigos del amor de Dios.

ORACIÓN BIENAVENTURANZAS SEGÚN EL EVANGELIO DE SAN MATEO 5

1. “Dichosos los que tienen un alma de pobre, el Reino de los cielos les pertenece” En las Bienaventuranzas, Jesús proclama que los que tienen un corazón de pobre, los humildes, los que se abandonan y confían reciben gratuitamente la felicidad. María es la primera entre todos; sencilla supo acoger a Dios en su vida. Petición: Jesús haz que me parezca a ti, enséñame a confiar plenamente en Ti

2. Dichoso los mansos y humildes de corazón”. El verdadero pacífico eres Tú, Jesús de Nazaret, eres manso y humilde de corazón, no utilizas nunca la violencia, no buscas salvar tu vida, la entregas. Petición: Jesús danos un corazón manso, haznos humildes

3 “Dichosos los que lloran, serán consolados”. Esta bienaventuranza afirma la fortaleza en el dolor. Los que lloran no sólo son los que viven pruebas y dolores sino también los que son compasivos y comparten los sufrimientos de los demás. Petición: Jesús Tu nos lo dijiste “Vuestra tristeza se cambiará en alegría”, danos paciencia en la prueba y en el dolor, haznos generosos para acompañar a los que sufren.

4. “Dichosos los que tienen sed de justicia serán saciados” El que busca y practica la justicia ha encontrado a Dios, construye el Reino. En la escucha de la Palabra, en la oración nacen los deseos de justicia para la vida de todos. Petición: Jesús Amigo de los pobres y los pequeños, infunde en nuestros corazones deseos de justicia, danos fortaleza para practicarla.

5.”Dichosos los misericordiosos, obtendrán misericordia” El Evangelio nos habla siempre de un Padre misericordioso, que perdona y se compadece, es también la actitud de Jesús. Para nosotros es una invitación, una promesa. Petición: Enséñanos Señor a perdonar como Tú perdonas, danos un corazón lleno de ternura y misericordia.

6.”Dichosos los limpios de corazones” Tener ojos y corazón limpios es fruto de la oración, de la amistad con Dios y con los hermanos. Jesús nos lo dijiste Tú mismo: “Os daré un corazón nuevo” Petición: Te pedimos Jesús por nuestro mundo, nuestras familias, nuestros amigos, danos a todos un corazón nuevo, una mirada limpia, luminosa, la que brota de las entrañas de Dios y lo renueva todo.

7.”Dichosos los que trabajan por la Paz.. Dios les llamará, sus hijos” Vivimos en un mundo de violencia y de guerra, por todas partes las imágenes de muerte y de odio nos asaltan, sin embargo es posible seguir creyendo en la Paz, Tú, Jesús eres la Paz, imprime en los hombres deseos de Paz Petición: Haznos instrumentos de tu paz en la vida de cada día. Enséñanos a amar a todos, también a nuestros enemigos,