Salmo de Daniel:Bendito eres, Señor

FOTO

 

Hay un secreto para ser felices: mirar la vida con ojos nuevos, cada mañana, archivar sentimientos positivos en el interior, mostrarnos agradecidos por las pequeñas cosas de cada día, esas que son totalmente gratuitas. Algo parecido hace el orante en este salmo en el que da a Dios gloria y alabanza.

 

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres, bendito tu nombre santo y glorioso. A ti gloria y alabanza por los siglos. Bendito eres en el templo de tu santa gloria. A ti gloria y alabanza por los siglos. Bendito eres sobre el trono de tu reino. A ti gloria y alabanza por los siglos. Bendito eres tú, que sentado sobre querubines sondeas los abismos. A ti gloria y alabanza por los siglos. Bendito eres en la bóveda del cielo. A ti gloria y alabanza por los siglos.

 

  • Canta o escucha alguna canción que exprese sentimientos de gratitud y alabanza a Dios.
  • Recuerda algunos motivos, que tienes en tu historia personal, para alabar a Dios y exprésaselos junto con el salmista.
  • Continúa la letanía de bendiciones a Dios desde tu situación concreta.
  • Bendice al hermano que tienes cerca, él es un regalo en tu vida.

 

  • Que tu rostro refleje esa alabanza interior que inunda tu corazón. Es un buen día para mostrarse afable y cordial con los que te rodean. "Danos, Señor, aprender la ciencia de tu gozo, para inundar nuestras jornadas de alegría, y sembrar tu mensaje a manos llenas".
  • "Que este himno a la Trinidad por la encarnación del Hijo pueda ser cantado juntos por quienes, habiendo recibido el mismo Bautismo, comparten la misma fe en el Señor Jesús" (Juan Pablo II)