1. Sugerencias orantes:

  • Cuando vayas de viaje, verás a menudo muchos pueblecillos clavados en el paisaje por la aguja de sus campanarios.
    Apenas veas uno, procura que con un pensamiento, con una jaculatoria o con un simple movimiento de tu corazón, afirmes y agradezcas su Presencia en aquella Iglesia.

  • Cuando te encuentres entre el ovillo inextricable de las calles de tu ciudad o de otra desconocida y veas por todas partes indicadores que te enseñan la dirección hacia «Centro Ciudad», «Correos y Telégrafos», «Renfe» u «Hospital»...
    ¿Por qué no te preguntas hasta cuándo no pondremos los católicos alguno que encamine los pasos hacia el Sagrario más próximo?

  • Cuando leas, estudies o te cuenten esos datos estadísticos en los que aparece el número de habitantes de tal pueblo o ciudad,
    ¿Ya has pensado que, si hay algún Sagrario, debes añadir Uno?

  • Cuando andes de turista, no olvides la actitud de aquel curita bonachón que tomaba el sol plácidamente la tarde de un domingo, aprovechando la solana de su iglesia rural. Parece que se le acercan unos excursionistas y le preguntan:

    - ¿Podría decimos, Sr. Cura, si tiene algo que merezca la pena esta iglesia? Nos han hablado de unos retablos y unos cuadros muy famosos...

    - Pasen, pasen Vds. - les anima el buen sacerdote -. Esta iglesia tiene algo mucho más importante...

    (Y dicen que los llevó hasta el Sagrario. Y que, en dos palabras, les convenció de que Aquél que estaba allí sí que era de verdad importante. Y que luego les contó lo habido y por haber acerca de... los retablos y los cuadros. Y que salieron encantados de «lo visto» y del “cura”).

    Más información en la web:
    - 3. Pistas para orar la Eucaristía