Ficha 3: Las huellas del Camino

Oración para iniciar la jornada

“Guía, Señor, mis pasos por el Camino de la paz”. “Benditos son los pies de los que llegan para anunciar la paz que el mundo espera. De pie en la encrucijada del Camino del hombre peregrino y de los pueblos, es el fuego de Dios el que los lleva como testigos de otro tiempo” (Liturgia de las Horas).

Descubre las huellas que han dejado otros en el Camino y que se manifiestan en los monumentos, en la historia, en el mismo Camino. Intenta descubrir qué significaba el Camino para otros peregrinos que han dejado sus huellas antes que tú.

Lee atentamente este texto:

“Pueblo mío, escucha mi enseñanza, presta oído a las palabras de mi boca; voy a abrir mi boca para decir sentencias, para evocar los misterios del pasado, Las cosas que hemos oído y que sabemos, las que nos contaron nuestros antepasados: las glorias del Señor y su poder, las maravillas que hizo, no se las ocultaremos a sus descendientes, sino que se las contaremos a la generación venidera” (Salmo 78, 1-4).

Para tu reflexión: La historia, presente en tantas señales, es un ser vivo que habla a quien sabe escuchar. Lo que han vivido otros ha quedado como huellas y símbolos del Camino. Recordar es pasar todo eso por el corazón.

Símbolo

Entra en comunión con lo que han vivido otros peregrinos y que han dejado plasmado como huellas y símbolos del Camino. Detente en el Camino y busca una huella dejada por otro peregrino. Es una persona como tú. Quizás conoces al dueño de esta huella, quizás no. Piensa que debajo de esta huella hay miles de huellas dejadas por otros peregrinos. Admira hoy algún monumento. Piensa en la gente que lo ha construido, lo ha visitado, que ha rezado dentro de sus paredes. Mira, calla, admira y agradece.

Actitudes

Comparte hoy con algún peregrino algún símbolo o huella encontrados en el Camino. Hazle ver el valor, la importancia que tiene, tanto como arte como por la gente que ha hecho posible que ahora lo contemplemos. Deja tú también una huella en el camino, pero que no sea una bolsa de plástico o cualquier otro tipo de basura. Procura recoger algo de la basura que encuentres a tu paso en el Camino, aunque no sea la tuya. Haz un compromiso para el camino de la vida: Pasa haciendo el bien, esa es la mejor huella.

Oración

Gracias, Padre Dios, por los pies que me has dado.
Ellos me están llevando por sendas y caminos a donde tú me conduces.
Gracias, por los pies de tantos peregrinos, que me hacen sentir a mí también, parte de una historia.