21. Haced lo que Él os diga



• Sedentarios o nómadas, ¿cómo colocarnos en la vida? El nómada busca fuentes para su sed. Para dar con ellas necesita señales que le guíen por el buen camino. ¡Qué alegría para cualquier peregrino encontrar quien le oriente en cualquier encrucijada!
• La vida está llena de señales, pero la prisa y el agobio nos impiden verlas. Los acontecimientos de cada día, las personas, los sentimientos que pueblan el corazón, todo son señales. Hacen falta ojos limpios para descubrirlas, para descifrarlas.
• Hay muchas personas que vagan sin sentido; no saben dónde ir. Hay también pueblos enteros que no saben qué hacer para salir del pozo de las deudas, de la violencia, de la corrupción generalizada, de las mil formas de pobreza. ¿Quién les mostrará caminos nuevos?
• María está colocada en las encrucijadas de los caminos como una señal de esperanza. A todos los que preguntan les orienta por la senda de la vida, les invita a hacer lo que diga Jesús.
• Un tercio de la población del mundo sigue sin tener acceso a una educación básica, según un informe de la UNESCO.



“A un maestro de oración le preguntaron por qué necesitaba orar. El maestro respondió: Para poder apreciar las cosas que sólo se ven con los ojos del corazón. Las estrellas no se ven durante el día, pero eso no significa que no existan. A Dios se llega cuando le preparamos el camino para que Él se manifieste. La realidad transparenta al Señor pero hay que estar despiertos y preparados para contemplar su presencia”.

FOTO



“Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: No les queda vino. Jesús le contestó: ‘Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora’. Su madre dijo a los sirvientes: ‘Haced lo que él diga’” (Jn 2,3-5).



• María es la mujer de comunicación; tiene los ojos abiertos para ver las necesidades, abre con delicadeza caminos hacia Jesús.

• María conoce la novedad que lleva Jesús consigo y quiere que el vino de su amor y alegría alegren la fiesta cansada de la humanidad.

• En las palabras de María se asoma la esperanza de la humanidad; en su confianza total en Jesús todos somos invitados a acoger la indicación del que nos guía siempre hacia la vida.

Palabra de la Iglesia: “El hecho de Caná de Galilea nos ofrece como una predicción de la mediación de María, orientada plenamente hacia Cristo y encaminada a la revelación de su poder salvífico” (RM, 22). “Siembren también la fe de Cristo entre sus compañeros de trabajo, obligación que tanto más urge cuanto que muchos hombres no pueden oír hablar del evangelio ni conocer a Cristo más que por sus vecinos seglares” (AA, 21).



DAME ALGUIEN QUE ME GUÍE, UN GUÍA QUE NO SEA CIEGO, UN GUÍA QUE A TI ME LLEVE, Y ASÍ PUEDA COMPRENDER CUÁL ES EN MÍ TU PROYECTO.



María, mirada atenta al sufrimiento de las gentes, danos ojos y corazón nuevos para la compasión. María, faro luminoso en todos los caminos, guía nuestros pasos hacia Jesús. María, experiencia gozosa de la novedad de Jesús, dibuja en nuestras vidas el Evangelio.



Comparte lo que tienes y eres con los demás. Cuando lo haces enciendes antorchas en la noche oscura de la humanidad.

ESTRELLA Y CAMINO, PRODIGIO DE AMOR. DE TU MANO, MADRE, HALLAMOS A DIOS.

Más información en la web:
- María: una vida que se ilumina desde la Pascua